Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Cómo se elige un Papa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El posible adelanto del cónclave abre la posibilidad de un cambio en la Constitución Apostólica Universi Domini gregis que contiene las normas a seguir para la elección del nuevo Sucesor de Pedro.

El primer paso es tan simple como convocar el cónclave. Hasta ahora se esperaban entre 15 y 20 días a partir del inicio de la Sede Vacante para dar tiempo a los cardenales a cerrar los asuntos pendientes y poder llegar a Roma. Es el cardenal decano quien los convoca. En este caso es el cardenal Angelo Sodano, que tiene 85 años y que por lo tanto convocará un cónclave en el que no podrá participar ya que sólo los menores de 80 años tienen derecho a voto. Los purpurados representan al clero de Roma que, históricamente era quién elegía al nuevo Papa.

Dadas las especiales circunstancias de este futuro cónclave, Benedicto XVI está pensando en permitir que no se respeten los 15 días de margen para dar comienzo al cónclave, aunque se trata de un acto legislativo que solo él puede hacer como Papa.

El cónclave inicia con una misa llamada 'Pro Elegendo Papa', en la que piden al Espíritu Santo que los ilumine para elegir bien al nuevo pontífice. Existe el máximo de 120 cardenales electores que desde el momento en el que comienza el período de cónclave viven en la Domus Sanctae Marthae, aislados del mundo para no ser influenciados en su votación. Solo pueden hablar entre ellos, pero no leen el periódico ni escuchan la radio y por supuesto, tampoco tendrán el teléfono móvil.

Tras esta primera misa, se dirigen en procesión a la Capilla Sixtina, que previamente ha sido revisada para garantizar la seguridad y la confidencialidad de las votaciones. Allí, ante los frescos de Miguel Ángel que representan el Juicio Final, juran guardar secreto de lo que ocurra durante ese período y votar en conciencia a quien consideren el mejor candidato para ser el nuevo Papa. Después comienzan las votaciones.

Hay dos rondas por la mañana y otras dos por la tarde hasta que se alcanza la mayoría de dos tercios, aunque el primer día tan sólo se vota una vez. Cada uno de los cardenales electores escribe con letras mayúsculas en un papel el nombre de quien considera el más indicado para guiar la Barca de Pedro.

Se llama uno a uno a los cardenales electores, que llevan su voto en la mano. Cuando llegan a la mesa presidencial doblan el papel en dos y lo depositan sobre un plato de plata y juran que han votado a quien piensan en conciencia que debe ser elegido. Tres cardenales, elegidos al azar, recuentan los votos. Después, durante el recuento, el primero de estos cardenales abre la papeleta y la lee, lo pasa al segundo cardenal que hace lo mismo y es el tercero de ellos quien pronuncia en voz alta el nombre del votado. Conforme van leyendo los nombres de las papeletas pasan por ellas, con una aguja, un hilo, para evitar confusiones. Cuando terminan, decretan si ha sido válida la votación y entonces se procede a la quema de las papeletas que darán el humo blanco o negro, según si haya habido una mayoría o no entre las votaciones de los cardenales.

Pero conseguir una fumata blanca no es tan sencillo, no sólo por alcanzar el acuerdo de dos tercios de los cardenales, sino porque es necesario añadir a las papeletas un tipo de incienso que hace que sea de color blanco.

Es el decano del Colegio Cardenalicio quien se acerca a quien ha sido elegido en la votación y le pregunta: "¿Aceptas tu elección canónica como sucesor de San Pedro?" y si responde que sí, en ese momento se convierte en Papa.

Pocos minutos después de la fumata blanca, el nuevo sucesor de Pedro saldrá al balcón de la basílica de San Pedro para dar su primera bendición Urbi et Orbe tras el famoso "Habemus Papam", y ser presentado al mundo y a la Iglesia quien deja de estar huérfana y acoge con emoción a quien será su nuevo guía para el futuro.

@blancaruizanton

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·