Jueves 23/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El cardenal chino Zen se declara en huelga de hambre

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Desda hace tiempo el gobierno chino intenta controlar la educación en las escuelas de Hong Kong y poco a poco lo está consiguiendo. El 14 de octubre la Corte Suprema de Hong Kong ha rechazado un recurso presentado por la diócesis que impone a las escuelas que cuentan con financiación pública, un comité externo a la escuela que valore su proyecto educativo.

El obispo emérito de Hong Kong, el cardenal Joseph Zen, lleva años luchando para que las escuelas católicas no se sometan al control oficial. Según la agencia "Asia News" como medida de protesta el cardenal ha anunciado que durante tres días hará una huelga de hambre en la que sólo beberá agua y recibirá la comunión.

Zen, que el próximo enero cumplirá 80 años, considera que la medida es el primer paso en la pérdida de la independencia educativa que hasta ahora ha caracterizado a las escuelas católicas de Hong Kong, que han trabajado muy duro para conseguir una excelencia académica reconocida por todos y es por eso que gran parte de los alumnos de estas escuelas no son católicos.

A esta situación se suma la intención del gobierno chino que pretende inponer en la escuela la asignatura de "Educación nacional" controlada por el gobierno. Por ahora los diputados de Hong Kong no lo tienen muy claro. Sin embargo para Zen, si el gobierno controla la independencia de las escuelas católicas conseguirá lavar el cerebro a los jóvenes.

Casi la mitad de las escuelas de Hong Kong se verán penalizadas por esta decisión y tendrán que ceder. El cardenal Zen había amenazado que si se pierde la autonomía las escuelas de la diócesis cerrarían. El obispo de Hong Kong, monseñor John Tong-Hon ha tranquiizado a los alumnos y ha dicho que las escuelas seguirán abiertas por ahora porque la Iglesia tiene una responsabilidad social en el campo de la educación.

El cardenal Zen es muy apreciado por el Papa porque ha sabido dar la cara siempre por la Iglesia en una posición tan difícil como es la diócesis de Hong Kong. De hecho es desde Hong Kong que la Iglesia subterranea china, fiel al Papa, recibe apoyo económico y no sólo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·