Martes 12/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Así anunciamos el título de la nueva encíclica del Papa

Laudato Sii (Alabado seas) sobre el cuidado de la creación

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Encíclica

Un artículo de...

Mercedes  De La Torre
Mercedes De La Torre

Corresponsal en el Vaticano

Más artículos de Mercedes De La Torre »

Este espacio busca ser una narración simple para dar algunos detalles - que viví en primera persona - al escuchar e informar el título de un esperado documento vaticano que no había sido publicado antes.

Se trata de la próxima Encíclica del Papa Francisco sobre la Ecología - cuidado de la creación - “Laudato Sii” (Alabado seas) la carta encíclica que abordará “el cuidado de la casa común”. Lema tomado del Cántico de las criaturas, como muchos buenos colegas han informado tras haber leído en mi Twitter el primer anuncio, y que nos lo dijo públicamente - sin haberle preguntado - el mismo director de la Librería Editorial Vaticana (LEV), el sacerdote salesiano Giuseppe Costa.

Era un sábado por la mañana, después de una semana llena de noticias, un evento fuera de Roma - en la ciudad de Nápoles -, un grupo pequeño de personas entre las que destacaban personajes importantes del mundo eclesial y de la sociedad campana e italiana, como un obispo, un senador, algunos periodistas locales y alrededor de cuatro colegas que viajamos desde Roma para la ocasión. Un evento que podría haber sido juzgado inicialmente por algunos como de “poco interés” en cambio reveló el título del próximo documento papal que podría ser publicado a mediados de junio, según nos anticipó el director de la LEV.

Así que los testigos al inesperado anuncio fuimos varios, pero éramos pocos vaticanistas y sobre todos algunos atendían otras cuestiones en ese momento, cuando escuché “como ustedes saben el título de la próxima encíclica es…” debo confesarles que… no pensé mucho más, hice una foto, escribí el nombre y lo mandé, sin pensar incluso en la ortografía y sobre todo en dudar en que si lo había leído o no, ya que lo que descontroló a otros colegas - comenzando por el del Ansa presente que no lo dió, sino casi una hora después - fue porque el director habría afirmado: “como los periódicos han dicho”, pero en realidad, nadie había revelado el título antes.

Los 'expertos' llevaban semanas especulando en el posible nombre y en la fecha de la publicación, es bueno recordar siempre que uno 'nunca deja de aprender y nunca llega a ser el top, como algunos pueden llegar a sentirse...' yo lo escuché publicamente y lo escribí. No lo escuché a nivel confidencial - como en mi profesión sucede a menudo - y mucho menos le pedí a ninguna fuente que me revelara algo que se sabría el día de la publicación que podría ser en dos semanas -días antes, días después, que decidan los de la Santa Sede - y sobre todo, no se rompió ningún embargo. Eso lo tenemos claro quienes estábamos presentes y quienes compartieron algunos de los mensajes que envié después a través de las redes sociales, como el mismo secretario del evento, buen colega, Francesco Grana y una de las premiadas, grande colega, Maria Antonietta Calabrò, entre otros.

Pocos minutos después, el mensaje comenzó a ser reenviado por los colegas que quisieron citar las personas, el evento y la persona que había revelado el anuncio mientras que otros presentes estaban distraídos y ni escucharon con atención las palabras del director de la LEV al final de este evento en la histórica biblioteca de Capodimonte en Nápoles. Importante evento, sobre un importante premio ya que se trataba de la memoria de un gran cardenal de la Iglesia que murió hace solo cinco años. Gracias don Giuseppe por recordar a muchos que "no hay eventos menos importantes" y que publicamente en cualquier lugar uno tiene que estar atento a escuchar e informar.

En esa línea, es importante recalcar que lo que muchos han llamado ‘scoop’ no fue fruto de ninguna fuente que me -nos- dijo algo en secreto y que se publicó ‘off the record’. Al contrario, y - como he explicado a tantos colegas y buenos amigos que me han llamado y preguntado este fin de semana - es bueno recordar simplemente que “yo estaba allí, lo escuché y lo conté, lo conté pronto y muchos lo hicieron después”. Los testigos hemos sido varios, algunos ni lo escucharon. Nosotros no preguntamos el título a quien lo reveló antes de la publicación ni rompimos ningún embargo vinculado a nuestra profesión y sobre todo no sé ni le pregunté después a don Costa nada, yo dije lo que dijo.  

Horas después de haber lanzado pocos - y sencillos - mensajes en mi cuenta de Twitter dando algunos detalles del título, que si era noticia, se desencadenaron numerosos artículos en el mundo, textos en en diferentes idiomas, no solo agencias italianas. El primero a llamar y a confirmar el título y a citarme ha sido en inglés precisamente un buen compañero norteamericano y muy profesional -Joshua J. McElwee- quien lanzó en el NCR este artículo disponible en este (link en inglés) posteriormente fueron muchos otros, entre ellos en castellano, escrito por otro buen compañero y amigo, Darío Menor para el diario La Razón en este artículo que me cita y en que les explica más detalles del próximo documento.  

Gracias a quienes fueron amables y a quienes citaron a los testigos de este anuncio inesperado -quienes lo contamos al resto de los colegas también, algunas agencias italianas- y lo hicimos en primer lugar a través de las redes sociales. No era una rueda de prensa en donde estaba previsto el anuncio, muchos estaban distraídos durante la ‘última’ intervención (antes de ir a comer) al finalizar la entrega de este prestigiado premio italiano ‘Cardenal Michele Giordano’, arzobispo emérito de Nápoles quien falleció hace solo cinco años. 

El cardenal Giordano fue un pastor entregado y valiente en una tierra rica de posibilidades, como es Nápoles, pero también marcada por la criminalidad. Por este motivo, entre las personalidades presentes estuvieron también quienes trabajaron de cerca con el cardenal, entre ellos, quien fue su secretario personal, don Salvatore miembro del comité organizador y el presidente del premio, Fulvio Tessitore quien fue senador a finales de los ochenta y es un prestigioso profesor universitario.

La entrega del premio

Al inicio del evento, uno de los organizadores y secretario del premio, el vaticanista Francesco Grana, aseguró que en esta tercera edición habíamos “vencido todos” y no solamente los dos galardonados y así fue.

Acerca de los dos premiados, son autores de dos buenos libros que merece la pena leer. Quienes recibieorn este prestigiado galardón fueron: Maria Antonietta Calabrò -periodista veterana, "Senior", del Corriere della Sera - quien tiene mucho prestigio profesional, y quienes la conocemos bien también a nivel personal, Maria Antonietta fue premiada por la segunda edición de su valiente libro ‘Las manos de la mafia’. Al mismo tiempo, fue premiado el arquitecto Paolo Portoghesi con la obra ‘La sonrisa de ternura’ obra que ha sido editada en italiano precisamente por la LEV y que aborda la cuestión ecológica y que merece la pena leer antes de la Encíclica del Papa.

Sobre la prestigiosa periodista Calabrò, experta en diferentes temas, entre ellos las cuestiones financieras de la Santa Sede desde hace décadas, ha afirmado: “con el paso de los años he consolidado un conocimiento que me ha permitido ver las cuestiones recientes con otra óptica. Esto -pienso- debería de ser la función del libro… incluso para los nativos digitales, jóvenes que lamentablemente pasan la vida pegados a aquellos ‘instrumentos de tortura’ -los móviles y tabletas- que consuman noticias en un instante”.

“Noticias que son, pero no son, tal -ha añadido- porque 140 caracteres constituyen solo 'la punta del iceberg', que incluso - en su opinión - los nativos digitales prefieren ir a leer libros, posiblemente libros de papel que permitan un momento de reflexión y no solo de consumo… ‘Las manos de la mafia’ no es una cuestión que se puede entender con 140 caracteres.

Para concluir con las palabras de Maria Antonietta, un mensaje en Twitter pueden ser la “punta del iceberg”, así lo fue el sábado pasado, así lo conté, pero, ciertamente, las redes sociales son un gran riesgo a caer en la superficialidad - y al exceso de interconectividad - solamente que en momentos concretos, es un nuevo método de comunicar y se debe utilizar también. 

Para el color de la crónica, el tiempo y el análisis - y no la prisa de las agencias o de quienes buscan scoops a todo precio - este espacio es el ideal. Aprovecho para agradecer publicamente la confianza que ha tenido durante todo este tiempo de Crónica de Roma nuestro editor José Apezarena.

Gracias también al Papa Francisco porque durante todo su Pontificado nos recuerda e insiste que 'no existen personas más importantes que otras', que Jesús llama a ser como los últimos, y gracias Santo Padre por confiar y querer "a los menos importantes" y por hablarles incluso por teléfono, gracias por detenerte y enviar felicitaciones a mi madre en su 70º cumpleaños (Crónica Me ha llamado el Papa), gracias por visitar recientemente Nápoles y/o Albania y el próximo sábado ir a Sarajevo. 

Y como escribió el grande Cervantes: "¿Ladran Sancho? señal que caminamos..."

Más fotos de este fin de semana en: @mercedesdelat


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·