Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El Vaticano interviene ante la crisis de Tierra Santa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Parecería increíble que hace menos de un mes el Papa Francisco realizaba en el Vaticano un encuentro por la paz en Tierra Santa al que asistieron los presidentes de Israel y Palestina.

Un artículo de...

Mercedes  De La Torre
Mercedes De La Torre

Corresponsal en el Vaticano

Más artículos de Mercedes De La Torre »

Un encuentro histórico en el que se reunieron por primera vez en Roma delegaciones de israelíes y palestinos. Una tarde en la cual judíos, cristianos y musulmanes rezaban por la paz y se vislumbraba un horizonte de esperanza en Oriente Próximo.

Sin embargo, durante estas horas de tensión en Israel muchos encuentran dificultad en confiar en que el viaje del Pontífice a Tierra Santa y el encuentro posterior de oración podrían colaborar a la paz de la región.

Este espacio no pretende enumerar los antecedentes de este conflicto que ha empeorado hace más de 60 años, sino recordar que a la Santa Sede no le corresponde convocar “cumbres políticas” ni realizar las negociaciones para “la firma” del esperado acuerdo de paz.

En cambio, el Vaticano sí ha alzado la voz para condenar la violencia y el odio, estar cerca de quienes sufren y para llamar a la comprensión. Es clara su posición neutral y confirma que quiere estar cerca de las familias que pierden a sus seres queridos.

Tal ha sido el caso del asesinato de los tres jóvenes israelíes -Eyal Yifrach, Gil-ad Shaar y Naftali Fraenkel- que habían sido secuestrados el pasado 12 de junio. Pocas horas después de que los militares habían encontrado a los cadáveres, el Vaticano condenó el hecho y calificó la noticia como “terrible y dramática”.

“La violencia llama a otra violencia y alimenta el círculo mortal del odio”, ha precisado el portavoz vaticano, el padre Federico Lombardi quien ha insistido en que el asesinato de personas inocentes “es siempre un crimen execrable e inaceptable y representa un obstáculo gravísimo en el camino hacia esa paz por la que, incansablemente, tenemos que seguir comprometiéndonos y rezando”.

Además, el padre Lombardi ha asegurado que el Papa Francisco “se une al dolor inenarrable de las familias golpeadas por esta violencia homicida y al dolor de todas las personas afectadas por las consecuencias del odio y pide que inspire a todos pensamientos de comprensión y de paz''.

@mercedesdelat


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·