Lunes 18/12/2017. Actualizado 01:34h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Francisco cierra el Sínodo con una llamada al discernimiento y a la unidad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Papa Francisco cierra el Sínodo Extraordinario para la familia El Papa Francisco cierra el Sínodo Extraordinario para la familia

Un artículo de...

Mercedes  De La Torre
Mercedes De La Torre

Corresponsal en el Vaticano

Más artículos de Mercedes De La Torre »

El Papa Francisco rompe el silencio que mantuvo por casi dos semanas durante la Asamblea Extraordinaria del Sínodo de los Obispos sobre la pastoral familiar y pronuncia un gran discurso que ocasionó que los Padres sinodales se pusiera de pie para aplaudir durante 5 minutos.

Ha sido notable que el Pontífice haya permanecido callado para escuchar con atención las intervenciones de los miembros del Sínodo y que, incluso no haya intervenido inmediatamente para "calmar las aguas" cuando aumentaron las polémicas en el interior del Aula tras la Relatio Post Disceptationem.

En cambio, su actitud fue la de un observador atento que buscaba conservar la unidad entre las personas que sostenían posiciones diferentes y que los medios de comunicación difundieron abiertamente.

Durante la última Congregación general del sábado por la tarde, cuando los Padres sinodales terminaron las votaciones número por número del documento final (Relatio Synodi), el Papa Francisco agradeció de corazón a cada uno y aseguró "serenamente" que estas dos semanas habían vivido -con espíritu de colegialidad y de sinodalidad- verdaderamente una experiencia de 'sínodo' al 'caminar juntos'.

Pero, fue realista y recordó que "siendo un camino -como todo camino- hubo momentos de corrida veloz, casi de querer vencer el tiempo y alcanzar rápidamente la meta; otros momentos de fatiga, casi hasta de querer decir basta; otros momentos de entusiasmo y ardor. Momentos de profunda consolación, escuchando el testimonio de pastores verdaderos que llevan en el corazón sabiamente las alegrías y las lágrimas de sus fieles. Momentos de gracia y de consuelo, escuchando los testimonios de las familias que han participado del Sínodo y han compartido con nosotros la belleza y la alegría de su vida matrimonial".

En esta línea, el Papa jesuita, mencionó algunas de las "tentaciones" que tuvieron los Padres sinodales durante estas dos semanas en el Vaticano y algunas de ellas fueron: la tentación del "endurecimiento hostil" que es querer cerrarse dentro de lo escrito y es la tentación de los "tradicionalistas y de los intelectualistas".

Por otro lado, el Pontífice advirtió sobre la tentación del "buenismo" destructivo, que a nombre de una misericordia engañosa venda las heridas sin primero curarlas y que es la tentación de los "progresistas y de los liberalistas".

Asimismo, la tentación de "descender de la cruz" para contentar a la gente y no permanecer para cumplir la voluntad de Dios y por último, la tentación de descuidar el 'depositum fidei' o de descuidar la 'realidad'.

Al respecto, el Papa Francisco reveló que "personalmente" se hubiera "preocupado mucho y entristecido sino hubieran estado estas tensiones y estas discusiones animadas" en cambio insistió en que pudo ver y escuchar -con alegría y reconocimiento- "discursos e intervenciones llenos de fe, de celo pastoral y doctrinal, de sabiduría, de franqueza, de coraje y parresia" y todo esto -ha concluido- sin haberse puesto jamás en discusión "la verdad fundamental del Sacramento del Matrimonio: la indisolubilidad, la unidad, la fidelidad y la apertura a la vida".

Al finalizar, Francisco ha recordado que "ahora todavía tenemos un año para madurar con verdadero discernimiento espiritual, las ideas propuestas y encontrar soluciones concretas a las tantas dificultades e innumerables desafíos que la familia deben afrontar; para dar respuesta a tantos desánimos que circundan y sofocan a las familias, un año para trabajar sobre la Relatio Synodi -que por ahora se encuentra disponible solo en italiano- que es el reasunto fiel y claro de todo lo que fue dicho y discutido en el aula y en los círculos menores".

Por este motivo, el Papa sorprendió el sábado por la noche cuando pidió que se publicara integralmente el texto de esta Relatio Synodi, incluso los tres números que no alcanzaron la mayoría cualificada en los votos -las 2/3 partes previstas en el reglamento sinodal-. Obviamente estos párrafos se referían a los temas más debatidos durante los últimos días: los divorciados y vueltos a casar y las personas homosexuales.

Además de este documento final, que será la base de la preparación para la Asamblea Ordinaria en octubre de 2015, los Padres sinodales aprobaron un breve mensaje dirigido especialmente a las familias cristianas, texto que propone una oración por los desafíos pastorales de la familia:

Padre, regala a todas las familias la presencia de esposos fuertes y sabios, que sean manantial de una familia libre y unida.

Padre, da a los padres una casa para vivir en paz con su familia.

Padre, concede a los hijos que sean signos de confianza y de esperanza y a jóvenes el coraje del compromiso estable y fiel.

Padre, ayuda a todos a poder ganar el pan con sus propias manos, a gustar la serenidad del espíritu y a mantener la llama de la fe también en tiempos de oscuridad.

Padre, danos la alegría de ver florecer una Iglesia cada vez más fiel y creíble, una ciudad justa y humana, un mundo humano que ame la verdad, la justicia y la misericordia.

@mercedesdelat


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·