Jueves 19/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Por Mercedes De La Torre

Primer aniversario papal en medio de la oración

Numerosos medios de comunicación internacionales se han congregado en Roma para cubrir el primer aniversario de la elección de Jorge Mario Bergoglio como sucesor de Benedicto XVI.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un artículo de...

Mercedes  De La Torre
Mercedes De La Torre

Corresponsal en el Vaticano

Más artículos de Mercedes De La Torre »

Sin embargo, el Papa Francisco ha decidido festejar su primer año de Pontificado en “completo anonimato”.


Según ha informado la Oficina de Prensa de la Santa Sede, este 13 de marzo la Casa Pontificia no tiene ninguna previsión extraordinaria, incluso el Papa Francisco no celebra la Misa durante los Ejercicios Espirituales que realiza fuera de Roma con un poco más de 80 colaboradores de la Curia Romana.


Por su parte, el secretario particular del Papa Francisco, el monseñor maltés Alfred Xuereb –quien fue también secretario de Benedicto XVI junto a Georg Ganswein- describe al actual Pontífice como “el párroco del mundo” en esta entrevista concedida a Radio Vaticana.


Este espacio no pretende destacar eventos de este primer año de Pontificado de Francisco, sino destacar la lección que Francisco da “al mundo” y a quienes trabajamos en el mundo “mediático”. 


Sin duda este hecho es una buena oportunidad para reflexionar con profundidad en la búsqueda del Papa  para pasar “desapercibido” en esta fecha al dedicar este tiempo de silencio y oración -en el cual ha decidido ocuparse “de la mejor parte” durante este tiempo de Cuaresma- decisión coherente con el cargo que representa y que, en momentos, la óptica mediática puede olvidar.


Tras este año de elección, Jorge Mario Bergoglio coloca a Jesús en el centro y nos invita a mirar sólo a Cristo. Recuerdo el momento en el cual hace un año estaba en la plaza de San Pedro durante el humo blanco y sobre todo la escena cuando el cardenal Tauran dijo su nombre: el arzobispo de Buenos Aires gritamos algunos latinos y él Papa “traído desde casi el fin del mundo” salió al balcón de la logia central con sencillez y pidió como Obispo de Roma que los presentes rezaran en silencio por él y por su nuevo ministerio petrino.

 

@mercedesdelat


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·