Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El Parlamento italiano abra la senda para las mociones contra los ataques a los cristianos en el mundo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Parlamento italiano aprobó el miércoles por unanimidad casi total dos propuestas para tomar las medidas necesarias para detener la violencia contra los cristianos en el mundo.

Los parlamentarios y senadores italianos dejaron a un lado sus diferencias para aprobar tanto en la Cámara (por la mañana) como en el Senado (por la tarde) dos mociones unitarias, casi similares, un signo de que la transversalidad en temas tan sensibles como éste es posible en este país. Fue rechazada, sin embargo, la moción presentada por los radicales, que se abstuvieron en el texto conjunto.

El Parlamento empeña al gobierno a “defender con todas las formas legítimas de presión económica y diplomática el derecho a la libertad de religión, en particular de los cristianos y de otras minorías perseguidas, donde sea amenazada o se restrinja por la ley o por praxis, ya sea directamente por las autoridades del Gobierno, como por medio de un tácito consenso e impunidad de los violentos”. También se compromete a “promover en Italia, en las escuelas y en cualquier contexto cultural, sensibilidad ante las cuestiones de la libertad religiosa y de la cristianofobia”.

En el ámbito diplomático debe haber “un compromiso real de los Estados por la tolerancia y la libertad religiosa, que incluya el derecho a cambiar de religión o de creencias” y a “garantizar que el mismo principio prevalezca en la Unión Europea y en cualquier otro organismo internacional para la concesión de ayudas a los Estados”. Por lo que respecta al ámbito de las Naciones Unidas, se debe apuntar a una implementación real de la resolución sobre la libertad religiosa en los Estados miembros, promoviendo un organismo a tal fin.

En las dos sesiones, en las que hubo un interesante debate, se hizo una radiografía de la violencia contra las comunidades cristianas, recordando en particular los recientes acontecimientos en Egipto y Nigeria. Pero también se habló sobre el estado de la libertad religiosa en todo el mundo (desde Pakistán a China, al sur de Sudán, donde se acaba de votar para su independencia) y que el Senado pidió un inmediato reconocimiento.

Los parlamentarios y senadores italianos también dedicaron espacio al análisis sobre la situación cultural que existe hoy en Europa, reconociendo los demasiados silencios y omisiones sobre las masacres perpetradas en nombre de la religión.

El Vice-Presidente de la Cámara, Rocco Buttiglione, concluyó que los cristianos están sufriendo porque son el “signo de una modernización”, porque se les identifican con el Occidente y porque “nosotros no sentimos en absoluto el derecho-deber de defenderlos”.

Por Alfonso Bailly-Bailliére

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·