Sábado 18/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Dos Papas en Castelgandolfo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Como dos hermanos que se encuentran. Así transcurrió la histórica jornada del sábado en la que Francisco voló hasta Castelgandolfo para encontrarse con Benedicto XVI.

Casi un mes después de que el mismo helicóptero hiciera el mismo recorrido hasta Castelgandolfo llevando a un Papa hasta la villa pontificia, ese corto viaje se ha vuelto a repetir. Pero esta vez no era Benedicto XVI quien viajaba en su interior sino el recién elegido Papa Francisco.

Dos sotanas blancas, dos 'Su Santidad', pero ninguno más que el otro. Eso ya se encargó Francisco de hacerlo entender a Benedicto XVI, quien había previsto todos los honores que se le dan al Sucesor de Pedro en una visita. El protocolario asunto se zanjó con un "somos hermanos" y así transcurrió la histórica jornada de Castelgandolfo en la que por primera vez en la historia dos Papas se encontraban.

Tres horas de visita en las que rezaron juntos en la capilla de la villa pontificia. Almorzaron con los secretarios y mantuvieron una reunión privada de 45 minutos. Como cuando se explica al recién llegado los 'trucos' para afrontar el puesto que uno deja.

Pero para allanarle el camino, según cuenta el diario Avvenire en unas declaraciones del arzobispo Loris Capovilla, secretario personal de Juan XXIII, quien aseguraba que Benedicto XVI ha dejado un informe sobre la mesa de su escritorio en el apartamento papal. "Benedicto XVI ha dejado sobre la mesa del despacho de su sucesor unas 300 páginas escritas personalmente por él y dirigidas a su atención. Y no me refiero al dossier sobre el Vatileaks", aseguraba Capovilla. Seguramente consejos e instrucciones que les han sido útiles durante su pontificado y que ahora transmite a su sucesor.

Francisco le llevó un regalo a Benedicto XVI, una imagen de la Virgen de la humildad. "Pensé en usted cuando lo vi", dijo Francisco a Benedicto XVI. No ha trascendido el contenido de la reunión privada que tuvieron, de este encuentro solo quedará para la historia la foto del abrazo de los dos Papas a la llegada a Castelgandolfo y sobre todo, la imagen de los dos arrodillados rezando. Pidiendo seguramente el uno por el otro, y los dos por la Iglesia.

@blancaruizanton

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·