Jueves 19/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Milán, exorcistas y un número de teléfono

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La diócesis de Milán ha aumentado –duplicado, para ser más exactos- el número de exorcistas en la ciudad. El número de posesiones ha aumentado tanto que el cardenal arzobispo de la ciudad se ha visto obligado a poner a disposición un número de teléfono para poder reservar hora.

De seis hasta un total de 12 han aumentado los sacerdotes encargados en Milán de realizar exorcismos y se ha abierto una línea de lunes a viernes de 14.30 a 17 horas para llamar pedir consejo. No se saben los motivos concretos que han llevado al cardenal Angelo Scola – arzobispo de Milán y uno de los hombres de confianza del Papa - a una acción de tal envergadura. Lo que sí es cierto es que de la necesidad nace el servicio, por lo que si han pedido refuerzos, será por que lo necesitan. Aunque hay que ver el trabajo del exorcista desde el punto de vista del servicio del sacerdote. Igual que hay encargados de escuelas u hospitales, también los hay que curan el alma que más lo necesita, es decir, en posesión demoníaca.

La tarea del exorcista en muchas ocasiones es más de acompañamiento, escucha y dirección que de un verdadero exorcismo al estilo holywoodiano. Aunque de esos también los hay, sin duda. En una entrevista en la página web de la diócesis de Milán, el decano del colegio de exorcistas y responsable desde 1995 monseñor Angelo Mascheroni asegura que la mayor tarea del exorcista es "acompañar y consolar". Dirigir a quien tenga una influencia demoníaca – porque en esto también hay grados de posesión – para que se reencuentre con Dios y eso sólo puede hacerse con tiempo y dedicación.

A grandes problemas grandes remedios y el duplicar los sacerdotes especializados en expulsar demonios en una diócesis de unos 5 millones de personas, no es peccata minuta. En esa misma entrevista monseñor Mascheroni afirma que quien va a verle son personas de todo tipo porque Satán no hace ascos a ningún alma. Tampoco se ciñe sólo a los católicos. Hay exorcismos y posesiones entre ortodoxos, protestantes y practicantes de otras religiones. Sin embargo, además de una sencilla bendición, de las primeras cosas que Mascheroni hace para saber si una persona está poseída es rezar un simple Padrenuestro: "Porque se pide explícitamente 'Líbranos del mal'", dice.

"Siempre pregunto si han visitado a magos o curanderos. O si van al psiquatra", afirma el responsable de los exorcistas, porque puede ser una enfermedad mental o quizás el inicio de una posesión que comenzó al mezclarse con el esoterismo, algo que puede curarse con un 'exorcismo de andar por casa' o lo que es lo mismo, con una buena confesión.

Lo que si está claro es que si no llamas a alguien es muy poco probable que venga, así que lo único que nos queda es, simplemente, no invocarlos.

@blancaruizanton

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·