Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Mercedes De La Torre

Intenso debate en Roma sobre la violencia y las religiones

En el Vaticano se viven días intensos porque se están afrontando, paralelamente, diferentes asuntos importantes: se espera la decisión del Papa sobre el futuro del IOR tras haber recibido propuestas concretas de sus cardenales asesores y crece la polémica por las diferentes tendencias acerca los desafíos de la pastoral familiar.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Por otra parte, en la Ciudad Eterna continúan a llevarse a cabo encuentros que abordan cuestiones relevantes a nivel internacional sin distinción de religión. En este espacio destaco el importante encuentro “Las religiones y la violencia” organizado por la Comunidad de San Egidio, que en un sólo día consiguió reunir líderes de las tres religiones monoteístas para dialogar y exponer su visión de la paz y de la violencia.


En concreto, resalto una mesa redonda a la que participé y que aporta muchos puntos de reflexión. Entre los participantes se encontraron el cardenal Walter Kasper, presidente emérito del Pontificio Consejo para la unidad de los cristianos, Riccardo di Segni quien es el Rabino Capo de Roma y Abdelfattah Mourou, vicepresidente del movimiento Ennahdha de Túnez. De este modo, en la misma mesa expusieron sus puntos de vista sobre las religiones y la violencia.


Se llevó a cabo un intenso debate, como pasa por ejemplo habitualmente en Tierra Santa, a pesar de que todos buscan la paz, cada uno tiene una posición diferente de algunos aspectos de la historia y concepciones diferentes de la paz… Mientras que el cardenal Kasper destacaba la diplomacia silenciosa de la Iglesia Católica, el Rabino recordaba hechos violentos como, por ejemplo, el 11 de septiembre  y por su parte el abogado y político musulmán insistía en que su religión es calificada de violenta mientras que padecen injusticias por intereses económicos.


Por su parte, el sacerdote y preside de la Facultad de teología de Barcelona, Armand Puig i Tàrrech, precisó la importancia de rezar por la paz y de encuentros en los que se puede dialogar a través de la amistad para buscar los puntos en común acerca las diferentes concepciones de la paz ya que, concluyó, algunos buscan justificar la violencia porque “la violencia en sí misma es injustificable” y algunas religiones han sido instrumentalizadas para cometer actos violentos.


Al concluir esta jornada intensa que reunió también voces importantes como el vicepresidente de Al-Azhar, Egipto Abbas Shuman; el arzobispo siro ortodoxo, Dionisius Jean Kawak; el arzobispo anglicano de Jos, Nigeria, Benjamin Argak Kwashi ; y el diplomático del departamento de Estado de Estados Unidos, Jerry White, el fundador de la Comunidad de San Egidio, Andrea Riccardi finalizó el encuentro recordado que la relación entre las religiones y la violencia se radicaliza en la cultura porque se cree que la paz se debe alcanzar a través de la revolución violenta por lo que recordó el espíritu de Asís iniciado por Juan Pablo II en 1989 que permitió un encuentro entre religiones y no una en contra de las otras.


@mercedesdelat


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·