Jueves 19/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El Belén del Vaticano, más barato que nunca

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Roma y el Vaticano comienzan a prepararse para la Navidad. El Belén que desde hace 31 años decora cada año la Plaza de San Pedro será el más económico de su historia; la región italiana Basilicata lo regala a la Santa Sede, por lo que los gastos corren de su cuenta y no pesan sobre el presupuesto de la Iglesia.

La crisis y el vatileaks que puso de manifiesto -entre otras cosas- las luchas internas que había en el Governatorato de la Ciudad del Vaticano sobre los costes de la construcción del nacimiento tamaño natural en la Plaza de San Pedro, han hecho que Roma cambie de planes respecto a esta decoración. Este año les saldrá gratis. El Vaticano se podrá ahorrar los más de 300.000 euros que cuesta su construcción.

Las figuras del Belén de San Pedro son siempre las mismas. Las regaló san Vincenzo Pallotti en 1842, y vienen de la Iglesia de Sant'Andrea Della Valle. Los vestidos y la decoración corren a cargo de las monjas Misioneras Franciscanas que viven dentro del Vaticano y que trabajan en el Taller de Tapices. Unos días antes del 24 de diciembre, que es cuando se descubre el Nacimiento, estas monjas franciscanas capitaneadas por Sor Áurea -gallega y de más de 80 años- decoran, visten y ultiman los detalles del Belén más importante de la Ciudad Eterna.

Decorar el Vaticano con un Nacimiento es una costumbre relativamente reciente. Comenzó hace tan sólo 31 años y por deseo expreso de Juan Pablo II que también pidió que un árbol de Navidad acompañara al Belén, para que las tradiciones nórdicas se vieran representadas y sobre todo porque el árbol de navidad simboliza el árbol de la cruz. Cada año este árbol viene de distintas partes del mundo, de hecho hay una larga lista de países que quieren regalárselo al Vaticano. Este año será de la región italiana de Molise, pero en 2009 vino de Bélgica y en 2011 de Ucrania. El año pasado los colores de la decoración del árbol fueron los de la bandera vaticana y las luces eran tipo led, que son respetuosas con el medioambiente. Un Belén que cada año se supera y se esfuerza por sorprender al mundo, este año seguro que sorprenderá, -al menos, lo ha hecho ya- por su austeridad.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·