Miércoles 22/11/2017. Actualizado 07:29h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Amato dice que se beatifica a Juan Pablo II, no su pontificado

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La causa de beatificación de Juan Pablo II no ha llegado a su fin por el impacto que ha tenido en la historia o en la Iglesia, sino por el modo en que vivió las virtudes de la fe, la esperanza y la caridad.

Frente a las objeciones y a las críticas -en realidad muy pocas- de algunos ambientes ante la inminente beatificación del pontífice polaco, el cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, aclara que el próximo 1 de mayo será beatificado Karol Wojtyla, no su pontificado.

La fama de santidad de Karol Wojtyla, que se ha exteriorizado inmediatamente después de su muerte, y se ha difundido en casi todo el mundo, no ha impedido que el proceso se haya realizado de forma rigurosa.

El purpurado italiano explicó, durante un acto que tuvo lugar el pasado 1 de abril en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, que cuando la Iglesia declara la santidad de una persona atestigua que ha vivido las virtudes cristianas de modo extraordinario.

En este sentido, se refirió a la influencia de la “vox populi”, es decir, la veneración por quien vivió y murió santamente, acompañada por la “vox Dei”: los favores y milagros obtenidos por intercesión del Siervo de Dios. Y en tercer lugar, la “vox Ecclesiae”, que tras haber examinado y evaluado positivamente la heroicidad de las virtudes del candidato y la autenticidad del milagro, procede a la beatificación.

Así se entiende también la intención de Benedicto XVI, cuando el 13 de mayo de 2005 instó al cardenal vicario de Roma, Camillo Ruini, a abrir la causa de beatificación, dispensando de los cinco años de espera que deben transcurrir tras la muerte de un Siervo de Dios, de modo similar a como hizo el mismo Juan Pablo II con el proceso de beatificación de la Madre Teresa de Calcuta.

Por las noticias que vamos conociendo sobre la fama de santidad del Papa, sabemos que ha habido muchas gracias y otros presuntos milagros por su intercesión, concretamente en Francia, Alemania, Italia y Estados Unidos. Sin embargo, aunque las premisas eran buenas, en estos casos no se siguió indagando porque ya estaba en curso el proceso sobre el milagro elegido para la beatificación.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·