Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Altos cargos vaticanos ayudan a estudiantes a superar un examen

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Estudiantes de instituto de Liechtenstein y Austria han realizado un examen de latín en el Museo Gregoriano Profano de los Museos Vaticanos. Se trata de la cuarta edición del proyecto "Examina Publica" que tiene como objetivo promover en la sociedad la importancia del latín.

Es la primera vez que el Vaticano acoge este evento y este año los estudiantes podían usar un comodín. A los 25 estudiantes de entre 16 y 18 años que se presentaban a la prueba se les ha asignado una persona a la que podían llamar por teléfono para pedirle ayuda. Algunas de estas personas eran el cardenal Giovanni Lajolo, presidente emérito del Gobernatorato Vaticano; monseñor Josef Clemens, secretario del Pontificio Consejo para los Laicos; Flaminia Giovanelli, subsecretaria del Pontificio Consejo de Justicia y Paz y monseñor Waldemar Turek, oficial de la Secretaria de Estado.

El examen de este año se titula "Puer natus est" y como su nombre lo indica hace referencia a la Navidad. A los estudiantes se les ha dado cuatro textos para traducir al alemán entre los que se encontraban uno de San Agustín y dos oraciones de la Misa de Navidad que Benedicto XVI celebró en San Pedro. Además se les hacían tres preguntas sobre esos textos que hacían referencia a la Iglesia y en las que podían usar el comodín.

La prueba ha durado una hora y con ella se pretende reconocer el papel histórico del latín en el desarrollo de las lenguas y la cultura europea así como el papel de la Iglesia católica en su conservación y promoción.

La Santa Sede es el único país en el mundo cuyo idioma oficial es el latín. Aunque en el resto del mundo se considere una lengua muerta, en el Vaticano se trabaja para promoverla y actualizarla. Pablo VI creó en 1976 la fundación Latinitas que organiza concursos internacionales y debates. Además imparte cursos de latín con métodos de ensañanza modernos y publica el diccionario Lexicon Recentis Latinitatis con la traducción de más de 15.000 vocablos.

Al interno de los muros vaticanos se respira el latín en cada esquina. Las señales de las calles, los nombres de los lugares, las inscripciones en las paredes o esculturas, incluso las instrucciones del cajero automático están en latín. Pero no sólo, también en internet se puede consultar la página web del Vaticano es este idioma.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·