Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Conferencia Episcopal

Se debe mejorar la manera de impartir formación religiosa

Ante la nueva situación política, separación Iglesia-Estado sí, pero Iglesia-sociedad, no

La CEE celebra las jornadas nacionales de delegados de enseñanza. Se defenderá el derecho de la religión en el espacio público, tal como protegen los países democráticos, a diferencia de los totalitarios

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la Conferencia Episcopal organiza  del 4 al 6 de febrero, las LV Jornadas nacionales de vicarios y delegados diocesanos de  toda España. Reflexionarán sobre “los nuevos retos de la situación política y social” y reforzarán argumentos para defender la enseñanza de religión en la escuela como un derecho y necesidad, y no como un privilegio. 

Clase de religión. Imagen de la Conferencia Episcopal. Clase de religión. Imagen de la Conferencia Episcopal.

Uno de los ponentes de estas jornadas, Ángel Cordovilla, sacerdote diocesano de Salamanca y profesor de teología dogmatica en la Universidad Pontificia Comillas, pronunciará la conferencia  “Religión en la escuela ¿privilegio, derecho o necesidad?”. En declaraciones a Religión Confidencial, defiende la enseñanza de religión como un derecho de los padres y amparado por la Constitución.  

“La teología tiene todo el derecho a estar en el espacio público. Una parte de la sociedad piensa que la religión es algo nocivo pero no es la expresión mayoritaria. Los partidos emergentes de la izquierda representan un enfoque de los años 80 que no se ajusta a las sociedades modernas como las de Estados Unidos y Europa. La Iglesia tiene pleno derecho a establecer relaciones con la sociedad. Una cosa es separación Iglesia-Estado que la hay plenamente y otra separación Iglesia-sociedad”, explica.

Cordovilla, también director de la Escuela de Teología Rahner-Balthasar de la Universidad Menéndez Pelayo, considera que identificar sociedad con Estado “es propio de los regímenes totalitarios. Que en un hospital haya un capellán no forma parte de las relaciones Iglesia-Estado sino de las relaciones Iglesia-sociedad”, reitera.   

Respecto a la asignatura de religión en los colegios públicos, en los últimos años se está produciendo un descenso progresivo de los padres que la eligen para sus hijos, (está en torno al 60%) debido “a la secularización de la sociedad”, señala Cordovilla. “La fe no juega un papel decisivo en la vida de muchas personas, incluidos los bautizados. De ahí que la formación en religión en general y católica en particular, no se considere relevante”.

Nueva relación post-secular

El profesor de Teología explica además que si unimos “un cierto atraso cultural en estas cuestiones, ya que otros países del mundo occidental viven una nueva forma de relación entre la religión y el ámbito público de la sociedad, post-secular y plural, podemos explicar esta caída. Hay que mejorar la manera de ofrecer esa educación religiosa y esperar a que haya una percepción diferente, acorde con la naturaleza de la religión y el contexto del pluralismo religioso en el mundo”.

En opinión del profesor de Teología, los cristianos deben trabajar en dos direcciones. “La primera hacia fuera, defendiendo este derecho constitucional desde la legalidad vigente y ofreciendo argumentos para mostrar que, además de ser un derecho, es de vital importancia para el desarrollo de la persona. Y la segunda hacia dentro, mejorando la calidad de la oferta de la enseñanza religiosa, la contratación de profesorado cualificado y la evaluación de todo este trabajo”.

Estado aconfesional, no ateo

Ángel Cordovilla mantiene que no estamos ante un privilegio otorgado por el Estado a la Iglesia católica, sino “el respeto, cuidado y promoción de un derecho fundamental.  El Estado es aconfesional lo que no significa que sea ateo, laico o agnóstico. Hay una neta diferencia entre Estado, sociedad e Iglesia; ambas instituciones Estado e Iglesia han de relacionarse de forma concreta en el ámbito de la sociedad, a la que han de servir”.

En su opinión, ante el panorama político no cree que haya cambios significativos, ya que supondría un acuerdo para cambiar la Constitución, algo que no ve un gran consenso. Otra cosa será concreción de estos derechos en la “próxima ley de educación” que volverá, si hay un gobierno de “izquierdas”, a situar la supresión de la enseñanza de la religión obligatoria (en su oferta por el centro, nunca para los alumnos) como seña de identidad. “Esperemos que no se llegue a esta situación”, señala Cordovilla. 

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·