Sábado 21/04/2018. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Conferencia Episcopal

Adhesión de los obispos españoles a la Amoris Laetitia

La comunión de los divorciados vueltos a casar no quedará a la discrecionalidad del sacerdote

Respuesta de la Conferencia Episcopal: los pastores de cada diócesis formarán a sus presbíteros en unos criterios comunes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Conferencia Episcopal Española convocó ayer a los medios de comunicación para hacer una valoración de la exhortación del Papa sobre la familia, Amoris Laetitia. A Carlos Osoro, arzobispo de Madrid y vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española, le acompañaron dos jesuitas, el rector del Seminario de Madrid y un profesor de la Pontificia de Salamanca, además de José María Gil Tamayo, secretario general de la CEE. 

De izquierda a derecha: José Luis Segovia, (profesor de Teología de la Pontificia de Salamanca), Julio Martínez (rector de Comillas), Gil Tamayo, Carlos Osoro, Javier Prades (rector de San Dámaso) y Pablo Guerrero (profesor jesuita de Comillas).  De izquierda a derecha: José Luis Segovia, (profesor de Teología de la Pontificia de Salamanca), Julio Martínez (rector de Comillas), Gil Tamayo, Carlos Osoro, Javier Prades (rector de San Dámaso) y Pablo Guerrero (profesor jesuita de Comillas).

Después de que cada representante ofreciera una valoración pormenorizada de la exhortación, la primera pregunta de los periodistas fue sobre la supuesta ambigüedad del texto y si consideraban que se diera la siguiente paradoja: en una parroquia, un sacerdote pudiera dar la comunión a un divorciado vuelto a casar y en otra, no.

En el vídeo de la rueda de prensa, en el minuto 55, parece observarse que ninguno de los presentes quiere responder a dicha pregunta. Finalmente, el jesuita Pablo Guerrero, profesor de Teología Pastoral en la Universidad Pontificia de Comillas, da una respuesta que no es refutada por nadie, ni siquiera por el obispo Osoro.

“Eso sería como dar a entender que quedaría a la discrecionalidad del sacerdote y no es así. El Papa, en un claro ejercicio de sinodalidad y de comunión con todo el cuerpo de obispos de la Iglesia, lo que anima al pastor de cada diócesis es a formar a sus sacerdotes en una serie de criterios comunes para evitar esa discrecional. Ningún sacerdote debe sentirse propietario de la Palabra de Dios”.

Obispos de Getafe y Alcalá

Durante la presentación, todos coincidían en que la exhortación no cambia la doctrina pero sí proponía a los obispos “una nueva forma de actuar”.

En esta línea, otra pregunta de los medios de comunicación fue dirigida a conocer si entonces los obispos de Alcalá y de Getafe, así como su auxiliar, se habrían equivocado al escribir públicamente una carta contra la ley de identidad de género aprobada en la comunidad de Madrid.

En este sentido, Carlos Osoro, aseguró “de corazón” que no hay "ningún obispo" de la Iglesia Católica que puede estar en contra de la doctrina del Papa Francisco. Por su parte, el rector de la Universidad de Comillas, el jesuita Julio Luis Martínez señaló que todos los obispos en general, y estos en particular deberán “armonizar su documento con la exhortación de Francisco”.

En este sentido, en opinión del rector de Comillas la exhortación propone “no separar el mundo entre puros e impuros, entre buenos y malos” y añadió: “La plena aceptación al magisterio no es incompatible con el debate inter eclesial.  Estamos ante un nuevo estilo de magisterio que comenzó con Deus Caritas Est de Benedicto XVI. Se trata de una compenetración entre salvación y moral para no caer en rigorismo religioso”.

Por su parte, el rector de la Universidad Eclesiástica de San Dámaso, Javier Mª Prades, recordó que está exhortación sirve tanto para creyentes como para no creyentes

El profesor de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca, José Luis Segovia, considera que el Papa sí hace un llamamiento a los católicos a hacer una reflexión por el trato que “hemos dados a las personas que no cumplen la moral católica”. Afirmó asimismo que el texto es más pastoral que doctrinal, y por esa razón, no hay condenas. No cambia la doctrina pero si el marco y el clima, para superar el rigorismo doctrinal.

Por último Pablo Guerrero, jesuita de Comillas, recordó que toda la exhortación es una invitación a mostrar la belleza de la familia y a fortalecer el amor. 

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·