Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Conferencia Episcopal

"Dios nos pone medios físicos para llegar a Él y la música es uno de ellos", explica la solista de la JMJ. Volverán a sonar en la misa de los mártires del siglo XX

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Su nacimiento fue casi un milagro. En menos de un año surgió un proyecto apasionante: 250 músicos se unieron para ser voluntarios de un modo muy especial, usando sus dones musicales al servicio de la fe y de la liturgia. Aquello fue en 2011, preparando la JMJ de Madrid. Hoy, más de dos años después, siguen haciendo realidad este trabajo. Esta vez para poner melodía al martirio de 522 cristianos que dieron su vida por la fe.

La música es un camino de aprendizaje y de preparación como pocos y así el coro y orquesta sinfónica de la JMJ también ha participado en los preámbulos de la Beatificación de los Mártires del Siglo XX. El 13 de octubre de 2013 será una fecha sonada y recordada. La participación de estos músicos forma parte de la preparación espiritual.

El 9 de septiembre a las 20h. será el estreno de la misa que se ha compuesto para la ocasión en la Catedral de la Almudena. La Conferencia Episcopal Española pidió la orquestación y arreglo de los himnos que ya se compusieron para las beatificaciones de los mártires del siglo XX en Roma en 2007. A esto se añade la Misa compuesta especialmente para honrar a los mártires del siglo XX y para preparar el gran día. La presentación en Madrid contará con la presencia e intervención de monseñor Martínez Camino, secretario general de la Conferencia Episcopal Española; el Presidente del coro y de la orquesta, Pedro Alfaro Uriarte y el cardenal Antonio María Rouco Varela, presidente de la CEE y arzobispo de Madrid. En el acto se presentará también el disco con la recopilación de la Misa y los Himnos y se leerá una recopilación de textos bíblicos y de los mártires del siglo XX en España.

Iliana Sánchez, jefa de cuerda y solista del coro destaca que la importancia de la música en la liturgia y en particular como modo de honrar a los mártires. "La música dentro de la liturgia no es un adorno, sino que es la propia liturgia. Por eso hay que cuidarla tanto". La joven cantante explica que esa fue la intención cuando se creó el coro y orquesta de la JMJ. "Nunca antes se había creado un coro ex profeso para una JMJ". Además, la convocatoria estuvo abierta a todo el mundo, tanto creyentes como no creyentes y tanto a católicos como a otros cristianos. Hay personas que con el contacto con Dios a través de la música en este coro y orquesta llegaron a la fe cristiana en estos días de gracia para tantos.

Iliana recuerda con alegría aquellos días agotadores que estuvieron precedidos por horas y horas de ensayo totalmente voluntarias por parte de los casi trescientos componentes. "La JMJ y el coro fueron un milagro". La rapidez con la que se formó, el poco tiempo que tuvimos y las horas que ensayaron fueron algo inaudito. "Es increíble porque a pesar del calor, de las pocas horas de sueño y de las ocho horas de ensayo de los días previos, cada día sonaba mejor" recuerda esta soprano. Su misma llegada al coro fue un regalo para ella. Cuando supo que la siguiente Jornada Mundial de la Juventud sería en su ciudad, en Madrid, ella le pidió a Dios ser parte del coro. "Y superó todas mis expectativas. Me llamaron y fui solista y jefa de cuerda. Más de lo que hubiera imaginado" explica Iliana.

A partir de la JMJ se pensó que no se podía perder el trabajo de tantos meses y el buen equipo de profesionales que se había conseguido. Los grandes nombres de este coro Borja Quintas, Marina Makhmoutuova y Pedro Alfaro con ayuda de muchos otros empezaron a dar forma a este coro y orquesta que sigue mostrando su armonía allí donde se le requiere.

"Dios nos pone medios físicos para llegar a Él y la música es uno de ellos", explica Iliana. No solo se puede evangelizar con la música, como ha quedado demostrado en las diversas conversiones que han surgido a raíz del coro y orquesta, sino que la música puede también santificar a quien la escucha y la interpreta, dice Iliana Sánchez.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·