Martes 12/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

La nueva película sobre Juan Pablo II, basada en una novela que él mismo corrigió

Católicos

La novela que ha servido de inspiración y que el propio ex papa corrigió se basa en los primeros años de Karol como sacerdote.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

“El párroco Karol Wojtyla en Niegowi”. El guión de la película fue adaptado partir del libro escrito por el sacerdote polaco Jarek Cielecki a partir de los testimonios de los feligreses de la parroquia en la que trabajó por primera vez el Padre Karol Wojtyla. La historia se sitúa en la iglesia de Niegowi? (Polonia), entre los años 1948 y 1949, donde que el beato se desempeñó como vice párroco.

El filme cuenta hechos reales de la vida de “Don Karol” a través de los recuerdos de Leucadia, una mujer polaca que hoy cuenta con 87 años de edad. “Podemos decir que la primera parroquia de un sacerdote es como el primer amor de un muchacho… algo que siempre recordará, de manera que el filme reúne testimonios de parroquianos, oraciones y muchas otras cosas de Don Wojtyla que sucedieron durante esos meses”, explicó Mons. Cielecki en una entrevista concedida a ACI Prensa.

Corría el año 1997 y antes de publicar su libro, Mons. Cielecki decidió enviar el borrador al entonces pontífice. Pocos meses después lo recibiría de vuelta con una grata sorpresa: el Papa Wojtyla había corregido algunas historias y frases y, además, él añadía un prólogo escrito por su Secretario personal, el Cardenal Stanislaw Dziwisz.

Años más tarde, en 2005 y después de la muerte de Juan Pablo II, Mons. Cielecki decidió fundar una agencia televisiva donde nace la idea de filmar la película sobre el libro. El largometraje fue filmado por completo en Polonia y en él aparecen objetos que realmente pertenecieron al sacerdote Wojtyla, como la estola y el alba, dos ornamentos que usó el protagonista Karol Dudek en diferentes escenas.

Se espera que el estreno oficial de la película se haga el próximo 4 de noviembre de 2013 en el Teatro Grotteska de Cracovia.

ber dic�av�b �Ob p>

 

“Otro dolor vivido de muchas diversas maneras está relacionado con todo el tema del fundador. En algunos es el dolor del desencanto, el sentimiento de haber sido engañados, en otros es el dolor por la pérdida del modelo de un fundador santo”, indicó.

“Algunos otros, muy pocos, aún batallan los hechos negativos de su vida y sus consecuencias. También se padece la pérdida del renombre de la Legión. Antes presentarse como legionario en muchos lados era visto como algo agradable y hoy no siempre es así”, agregó.

Según Heereman también existen heridas y sufrimientos causados por las críticas, dentro y fuera de la Legión.

Afirmó que sufren aquellos quienes han sido tildados como rebeldes, mientras -por otro lado- le pasa algo parecido a quienes se sienten juzgados, rechazados, simplemente por haber tenido alguna responsabilidad de gobierno en el pasado o haber estado cerca del fundador.

“Es doloroso sentirse objeto de sospecha y desconfianza, por el motivo que sea. Algunos sufren por decisiones que los superiores hemos tomado, otros sufren por decisiones que no se han tomado”, dijo.

“Algunos temen que las decisiones que han tomado el delegado o el gobierno vayan en menoscabo del auténtico espíritu legionario y esto causa una honda preocupación”, añadió.

Para el vicario muchos piensan que la Legión no está obedeciendo a la Iglesia al no hacer una revisión de nuestra vida suficientemente profunda para descubrir realmente todo aquello que necesite purificación.

Confesó que las diversas opiniones internas han sido, y son todavía, fuente de tensiones y contraposiciones. “Hay quienes han sido y son muy felices aquí y les cuesta mucho aceptar cualquier juicio negativo sobre cualquier cosa relacionada con nuestra vida”, aceptó.

Sostuvo que estas personas están cansadas que se entone un “mea culpa” constante, que se les recuerde la necesidad de cambio y conversión, y que se de la impresión que todo lo pasado ha sido malo.

Asimismo estableció que, por otro lado, quienes han tenido verdaderas experiencias negativas tienen inquietud si no perciben que se toma en cuenta su experiencia, si no existe disponibilidad para analizarla o una sana autocrítica. “Hay quienes están viviendo un nuevo enamoramiento de su vocación, un nuevo entusiasmo. Hay quienes sienten todavía confusión sobre la propia identidad, un desencanto con su vocación. Hay quienes ven el futuro con esperanza y quienes sienten inquietante inseguridad por lo que vendrá”, ponderó.

Pese a la difícil situación interna el proceso de reforma avanza y en estos días los legionarios de todo el mundo están votando por los delegados que asistirán al Capítulo de enero, que tendrá lugar en su sede central de Roma. Para el próximo 10 de noviembre ya deberían estar completas las listas de representantes.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·