Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

El prior es el obispo de Ciudad Real, Gerardo Melgar Viciosa

Las órdenes militares ratifican su compromiso cristiano y con la Iglesia del siglo XXI

Las cuatro principales, Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa, ayudan a sostener hospitales y participan en labores de apostolado

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las cuatro principales órdenes militares españolas, Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa, han ratificado su compromiso cristiano y con la Iglesia del siglo XXI, durante la clausura de un ciclo desarrollado sobre la misión de estas instituciones tan vinculadas a la historia de España. 

Procesión de integrantes de las órdenes militares. Procesión de integrantes de las órdenes militares.

En la sesión de clausura de este ciclo, celebrada el pasado 7 de junio en el Casino de Madrid, intervinieron Alfonso de Zulueta por la orden de Santiago, Fernando Morenés por la de Calatrava, Carlos Díaz de Tejada por la de Alcántara, e Hipólito Sanchiz por la de Montesa. El prior de las órdenes militares españolas es el obispo de Ciudad Real, actualmente Gerardo Melgar Viciosa.

La finalidad del ciclo fue mostrar el papel de esas instituciones, tan vinculadas a la historia de España, pero también poner de relieve que siguen cumpliendo sus fines de defensa de la fe de Cristo, ejerciendo la caridad y ayudando a la Iglesia de las múltiples formas que hoy son precisas, y dando testimonio personal de su compromiso cristiano, junto con la defensa de Cristo y de la Iglesia en el siglo XXI.

Papel en la reconquista

En su intervención final, Alfonso Ramonet García, recordó que las órdenes militares surgieron en España en el siglo XII, cuando se luchaba por expulsar a los musulmanes. Utilizando sus propios medios económicos y humanos,  apoyaron a los reyes cristianos en la reconquista.

Se acogieron a reglas monásticas, especialmente de San Agustín y del Cister, y su vida, entregada y austera, mantenía los votos de pobreza, castidad y obediencia, que les configuró como monjes, para la oración y el servicio a Dios, y como soldados en el combate contra los infieles.

Las órdenes militares fueron auxiliares fieles y comprometidos de los reyes cristianos y protagonizaron destacados hechos de armas, realizando simultáneamente tareas de caridad. Con el botín conseguido en las batallas crearon hospitales, ayudaron a necesitados y promovieron un gran tesoro histórico y cultural.

Las guerras terminaron con la toma de Granada y la consecución de la unidad de España. Virtualmente sin patrimonio por la desamortización de Mendizábal, hace 150 años, la ayuda caritativa es hoy el principal quehacer de las órdenes militares, cuyos integrantes costean esos gastos.

Sostienen hospitales, como el de Cuenca, asistencia al Colegio Stella Maris, becas para seminaristas en Santiago y Ciudad Real, campamentos para niños en Perú, microcréditos  con el obispado de Ciudad Real, colaboración y asistencia legal a conventos de religiosas, etc.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·