Jueves 19/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

“Una lección tan magistral como cercana” la sensación de los Jóvenes de Adoración Nocturna ante las palabras del arzobispo de Zaragoza

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Del 13 al 15 de julio se celebró en Zaragoza el X Encuentro de los Jóvenes Adoradores que organiza la Adoración Nocturna Española. En él se dieron cita jóvenes de toda España que velaron toda la noche ante Jesús sacramentado. Del encuentro se llevan los testimonios de muchos chicos que han llenado de fortaleza al resto para encarar un año muy especial, el de la fe.

El primer punto de encuentro para estos jóvenes fue la Residencia de "La Sagrada Familia-CESTE". Allí se reunieron en la tarde del día 13 y pudieron disfrutar de experiencias y anécdotas que durante el año no pueden compartir. Después de este primer contacto tuvo lugar el primer acto oficial del Encuentro en el que estuvo presente monseñor Manuel Ureña Pastor, arzobispo de Zaragoza. En este contacto el arzobispo de Zaragoza introdujo a los jóvenes en el tema principal del Encuentro "Arraigados y edificados en la Eucaristía, firmes hacia la Nueva Evangelización".

El día siguiente comenzó con el rezo de laudes saludando el nuevo día en unión a la oración de toda la Iglesia y dando gracias por el día que comenzaba. Esa misma mañana los jóvenes acudieron a Misa en la Santa Capilla de la basílica del Pilar. Ocurrió una anécdota que cabe destacar en ese día. Fue a los pies de la Virgen cuando una religiosa se cruzó con todo el grupo de jóvenes por la calle y preguntó a una de las chicas que parecía la más rezagada: "Y vosotros ¿de qué sois?" A lo cual la chica le respondió: "Somos jóvenes de la Adoración Nocturna". Entonces ella añadió: "Ya decía yo, pues me ha llamado la atención la forma en que me miraban cuando pasaban delante de mí. Con deferencia, con cariño y atención".

La chica lo contó lo que ocurrió con bastante emoción. En la Basílica del Pilar la Eucaristía estuvo presidida por Manuel Ureña, y en ella fueron los propios jóvenes adoradores los que tuvieron la oportunidad de colaborar en la celebración leyendo alguna lectura, en el ofertorio, o ayudando como monaguillos.

Después de la misa, en los salones de la Casa de la Iglesia asistimos a la ponencia "La Eucaristía: fuente y cima de la Nueva Evangelización" por el propio arzobispo de Zaragoza, una ponencia que los mismos jóvenes que participaron califican como "una lección tan magistral como cercana que no pasó desapercibida entre los asistentes".

El final del encuentro culminó con varios testimonios. El de una joven adoradora que había conocido recientemente la Adoración Nocturna; otra que se había consagrado como virgen al Señor recientemente y había entrado en el Orden de las Vírgenes; y otro testimonio de una joven adoradora que, al no poder haber asistido al Encuentro, aprovechó esta oportunidad para escribir unas líneas desde la distancia.

Jóvenes adoradores del encuentro definen cómo fueron los momentos finales de las despedidas: "momentos de emoción por lo convivido y experimentado y de ilusión por las ganas con las que salimos del Encuentro y el refuerzo y ánimo de nuestra alma y nuestro corazón. Los que ya nos conocíamos nos alegramos de volver a encontrarnos y los que venían nuevos ya nunca volverán a serlo. Poco a poco los miembros de esta fraterna familia nos íbamos despidiendo y, entre intercambios de direcciones y datos personales, pensábamos en encontrarnos el año que viene donde tocare, teniendo por delante un año entero de trabajo, oración y mucha, mucha ilusión".

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·