Sábado 18/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

En su perfil de Facebook animan a enviar cualquier tipo de pregunta

Las monjas benedictinas del Camino de Santiago se renuevan: actualizan su web que informa sobre el albergue y retiros

Las religiosas invitan a pasar cuatro días en el monasterio durante el puente de la Inmaculada, a precio voluntario

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las monjas benedictinas del Camino de Santiago en León han renovado su página web para facilitar información sobre su vocación y las actividades que realizan. En el monasterio de Santa María de Carbajal, la acogida de peregrinos forma parte de la tradición benedictina, pues San Benito en su Regla manda “recibir al peregrino como si fuera el mismo Cristo”.

Monjas benedictinas con peregrinos. Monjas benedictinas con peregrinos.

Este Monasterio siempre estuvo en la ruta de las peregrinaciones a Santiago desde los primeros siglos, incluso durante los cuatro siglos en que el Monasterio estuvo en Carbajal de la Legua antes de regresar a León capital. Está situado en la Plaza de Santa María del Camino, en el casco antiguo de León y en pleno Camino de Santiago.  

En su web, recientemente actualizada, publican la percepción del padre Colombás, investigador de la historia de estas religiosas: “Las monjas tienen un ‘hospital’, es decir, una hospedería para atender a los peregrinos necesitados que transitan por el Camino Francés”.  

A este monasterio acuden muchos peregrinos durante todo el año, pero más en verano, y por este motivo, solicitan ayuda de voluntarios. “Te necesitamos a ti que eres joven o joven de espíritu para acoger a los peregrinos que vienen a nuestro albergue y prestarles servicio como hospitalero voluntario de la acogida cristiana”, piden en su web.

Los voluntarios, además de recibirles, (es bueno saber idiomas para practicar con los extranjeros), se les atiende, se habla con ellos, se les ayuda, se les transmite la fe, etc.

Hospedería y restaurante

Para lograr los medios materiales para su sustento y para ayudar a otros, las monjas disponen de un taller de bordados en el que fabrican ornamentos litúrgicos. Además, trabajan en su albergue de Peregrinos y la Hospedería y Restaurante PAX, aunque las religiosas dedican la mayor parte del tiempo a la oración litúrgica en Comunidad, a la oración privada y a la meditación de la "lectio divina". 

Su Iglesia está siempre abierta para participar en la Liturgia diaria: maitines, laudes, Santa Misa, vísperas y  completas y tienen en el interior de la Clausura una pequeña Hospedería monástica para quienes necesitan soledad y retiro. 

También ceden sus dependencias a diversos grupos, movimientos y comunidades espirituales como el Movimiento de la Renovación Carismática, las Cofradías de Semana Santa y otros.

En el Monasterio se celebran encuentros, cursos, ejercicios, etc. abiertos a todo tipo de personas e intereses. También participan activamente en el Diálogo Inter-religioso.

Actividades diversas  

Algunas de las actividades que organizan en el monasterio son las siguientes: Día de desierto personalizado, 24 horas de silencio y encuentro con Dios a través de su Palabra; fin de semana de discernimiento vocacional (se realizan todos los fines de semana del año); convivencia para profundizar en la persona de María de Nazaret; taller de vida monástica donde se ora y trabaja al ritmo de la comunidad; taller de salmos para aprender a rezar con los salmos; Semana Santa celebrada con la comunidad en su vivencia profunda de la liturgia y la piedad popular (procesiones, viacrucis…); curso de formación de hospitaleros cristianos para la acogida de los peregrinos del Camino de Santiago; encuentro Interreligioso con jóvenes de otras religiones.

Convivencia de cuatro días

Una de las próximas actividades que ofrecen es vivir cuatro días en el Monasterio Benedictino durante el próximo puente de la Inmaculada, del 6 al 10 de diciembre.

Este retiro-convivencia lleva por título “Cuerpo, Alma y Espíritu: si le haces sitio, Cristo Eterno nacerá en tu corazón”.

En este encuentro, las religiosas no quiere poner precio a una actividad que es desinteresada pero esperan que los asistentes de una aportación voluntaria y anónima razonable y proporcionada a sus medios económicos.

De los asistentes solo requieren: sinceridad de corazón en su búsqueda, respeto hacia el Misterio que se les revela, respeto hacia la comunidad de monjas benedictinas y hacia sus compañeros y participación en la mayor parte de las actividades programadas.

  



·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·