Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

La capilla de Somosaguas se quedó pequeña en la misa de desagravio. César Franco invita a rezar por los agresores

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La capilla del campus de Somosaguas se quedó pequeña ayer durante la misa de desagravio por la profanación ocurrida la semana pasada. César Franco, obispo auxiliar de Madrid, invitó en la homilía a rezar por los agresores, “para que reciban la luz de la verdad, se conviertan, vivan en la verdad y encuentren verdaderos amigos”.

 

Centenares de personas, la mayoría jóvenes, se quedaron fuera de la capilla, en el parking anejo a la capilla. Muchos se quedaron sin poder comulgar, porque se acabaron las formas consagradas. “No esperábamos a tanta gente”, se disculpó uno de los oficiantes. Concelebraron, junto al obispo auxiliar, el delegado de pastoral universitaria, el capellán del campus de Somosaguas y otros capellanes.

Los organizadores repartieron unas hojas con las lecturas de la misa en las que se leía esta “nota importante”: “Recordamos a los asistentes que esta celebración es un acto estrictamente religioso de reparación al Señor. Os rogamos a todos que colaboréis con vuestro personal recogimiento y actitud de oración”.

Refiriéndose a los atacantes de la capilla, monseñor Franco dijo: “Pedimos al Señor que convierta hacia sí el corazón de quienes lo hicieron y recapaciten sobre su conducta y actitudes blasfemas, que han herido hasta lo más hondo nuestras creencias religiosas. Al levantar nuestras manos al cielo, suplicamos la paz del corazón para perdonar a los autores de estas graves ofensas contra Cristo y su Iglesia”.

El obispo auxiliar de Madrid también explicó que “cualquier persona con un mínimo sentido ético, aun sin poseer la fe religiosa, sabe que un templo debe ser respetado por todos los hombres”. Pero quiso recordar que “la relación de cooperación, cordial y fecunda de la Universidad Complutense con la Iglesia de Madrid […] no queda empañada por la acción de grupos minoritarios, que no representan al conjunto de la juventud universitaria, que, con generosidad y esfuerzo, se dedica al estudio con la mirada puesta en una sociedad mejor”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·