Domingo 19/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

La Santa Sede decidió desmontar las carpas eucarísticas de Cuatro Vientos porque no ofrecían condiciones de seguridad tras la tormenta

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La inmensa mayoría de los peregrinos de la JMJ no ha podido comulgar durante la misa en Cuatro Vientos. La decisión la ha tomado la Santa Sede al comprobar que algunas carpas eucarísticas no ofrecían condiciones de seguridad suficientes para los fieles y por respeto al Santísimo. En las carpas se guardaban las 600.000 formas que varios sacerdotes iban a consagrar a las seis de la mañana.

Según ha explicado a 'Religión Confidencial' uno de los sacerdotes responsables, al tener las carpas eucarísticas una entrada amplia y abierta, el viento hinchó varias de ellas como un globo y muchas perdieron el techo. La carpa 3 se vino abajo y siete personas resultaron heridas.

En total había 17 carpas eucarísticas. Dependiendo de su posición sufrieron más o menos los embates del viento. La carpa que custodiaba este sacerdote no sufrió apenas daños, pues el viento le daba de lado. A ella fueron a refugiarse muchos jóvenes cuando estalló la tormenta. Pero luego, al amainar el viento y la lluvia, la carpa se llenó de fieles que iban a rezar ante Jesús Sacramentado y a confesarse. Muchos iban de una a otra carpa haciendo visitas al Santísimo.

A las cuatro de la madrugada y tras hacer las comprobaciones oportunas, la organización decidió desmontar las carpas por respeto al Santísimo, por seguridad y porque no se iba a poder distribuir la comunión a todos los fieles (algunas carpas habían quedado inservibles). Los jóvenes se resistieron a marcharse, pues estaban rezando en ellas muy a gusto. Entre seis sacerdotes consumieron cerca de 100 formas consagradas que había en unas arquetas y en las custodias. Y se llevaron las 600.000 formas sin consagrar, de modo que las carpas quedaron vacías a las cinco de la madrugada.

Este sacerdote opina, de todos modos, que si se hubiera distribuido la comunión durante la misa, no habría dado tiempo a que muchos comulgaran. Finalmente sólo comulgaron los que estaban cerca del escenario.

Al finalizar la misa, el Papa ha dado a conocer oficialmente que Río de Janeiro será la sede de la próxima JMJ en 2013, como adelantó 'Religión Confidencial'.

La de Cuatro Vientos ha sido una de las misas más multitudinaria de la historia de España, con un millón y medio de asistentes. Doscientas mil personas se quedaron fuera por falta de espacio.

En su homilía, Benedicto XVI ha remarcado que no se puede seguir a Jesús en solitario: "Quien cede a la tentación de ir por su cuenta o de vivir la fe según la mentalidad individualista, que predomina en la sociedad, corre el riesgo de no encontrar nunca a Jesucristo, o de acabar siguiendo una imagen falsa de Él".

El Santo Padre ha animado a los jóvenes a comunicar a los demás la alegría de su fe y a ser mensajeros de la paz y la alegría de Cristo.

Estaban presentes en la misa los Reyes, los ministros de Fomento y Presidencia, la presidenta de la Comunidad de Madrid, el alcalde de Madrid, el ex-presidente José María Aznar y su mujer, y los directivos Emilio Botín, Rodrigo Rato, Juan Miguel Villar Mir, Ángel Ron y Esther Koplowitz.

El Papa ha agradecido al Ejército del Aire la cesión del aeródromo de Cuatro Vientos para la celebración de la vigilia y la misa de clausura de la JMJ y ha invocado a la Virgen de Loreto, patrona de dicho ejército. También ha recordado y rezado por las víctimas del accidente de Spanair, ocurrido en Madrid hace tres años.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·