Lunes 11/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

IV ediciones de los galardones Alter Christus

Regnum Christi premia a cuatro sacerdotes por su entrega y contribución a la sociedad

El presbítero Gonzalo Ruipérez ayuda a jóvenes marginales de Vallecas que han pasado por la cárcel

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El movimiento Regnum Christi entrega la IV edición de los galardones Alter Christus para reconocer y poner en valor la entrega y contribución de los sacerdotes a las personas y a la sociedad.

Gonzalo Ruipérez Aranda. Gonzalo Ruipérez Aranda.

Este año se pone el foco en la contribución espiritual y material de la Iglesia en uno de los barrios de mayor marginalidad de España -la UVA de Vallecas-, a los sacerdotes que abren iniciativas pastorales para los jóvenes y familias, y la dedicación de un capellán, durante casi 50 años, a las monjas de clausura.

El anterior capellán del Monasterio de la Encarnación en Ávila, don Nicolás González; el responsable de juventud en la diócesis de Barcelona, Mossèn Bruno Bérchez; don Francisco Garrigós, pastoral familiar en Toledo y don Gonzalo Ruipérez, párroco de san Juan de Dios, en la UVA de Vallecas, recibirán los galardones Alter Christus que otorga este apostolado del Regnum Christi y que están dedicados a reconocer y poner en valor el trabajo de los sacerdotes.

La entrega de la IV edición de estos galardones tendrá lugar en la sala de grados de la Universidad Francisco de Vitoria, este lunes 4 de diciembre, a las 19.00 horas.

Gonzalo Ruipérez Aranda 

Desde septiembre de 2014 es el párroco de San Juan de Dios, en la UVA de Vallecas, uno de los barrios más marginales de Madrid con un buen porcentaje de fieles que han pasado por la cárcel. Se ordenó sacerdote con 27 años. Es licenciado en Ciencias Religiosas, Filología Trilingüe y Teología Moral, y su pasión por evangelizar le ha llevado a desempeñar diferentes funciones en la Santa Sede, en la diócesis de Zaragoza, en la cárcel de Meco...

Si algo le llena el corazón es la personalidad de San Juan de Dios, quien es para él todo un modelo. En su actual parroquia, lo primero que hizo fue colocar un sagrario, pues ni siquiera había. Ahora se imparten catequesis, los chicos del barrio comienzan a llevar una vida alejada de las drogas y la delincuencia, e incluso reparte al año más de 150 toneladas de comidas, pañales y enseres de primera necesidad que él consigue gracias a sus amigos y conocidos.

Nicolás González González 

De entre las muchas responsabilidades que ha asumido, los galardones quieren destacar sus 47 años de servicio como capellán de las carmelitas en el monasterio de la Encarnación, llegando a conocer y tratar directamente a santa Maravillas de Jesús. Junto a esto, siempre se ha caracterizado por su constante servicio y apoyo tanto a los sacerdotes que acudían de peregrinación a la Encarnación como a los sacerdotes de la diócesis.  

Además, a lo largo de su vida ha asumido misiones importantes; entre ellas, la de Jefe de Operaciones de la Comisión Católica Española de Migración, Canónigo Doctoral y Deán, Vicario Judicial y Coordinador General de la Visita del Papa a Ávila 1982.


Bruno Bérchez Cagigal 

“No podemos transmitir una buena noticia si no lo hemos experimentado antes, aquí radica la importancia del encuentro con Cristo”, explica Mossèn Bruno Bérchez, delegado de juventud de la archidiócesis de Barcelona.

Su llegada a este ministerio en 2011 supuso toda una revolución pues ha facilitado y promovido muchas propuestas para jóvenes como el Café Youcat, la Semana Solidaria, el curso Alpha o Life Teen. Para él, “el sacerdote no juega el partido: ¡entrena jugadores!”, y eso es una forma de animar a que los laicos entiendan las responsabilidades que tienen en la vida de la Iglesia. Para Bérchez, “el cura es bueno representando a Cristo ante el joven y al joven ante Cristo en oración... Ven cómo celebras, ven que eres el hombre de los sacramentos, el hombre que toca a Cristo".


Miguel Francisco Garrigós Domínguez 

Miguel Garrigós es el delegado diocesano de pastoral familiar en la archidiócesis de Toledo. Fue ordenado en 1998, y después de varios años de dedicación en varias parroquias, en 2011 fue nombrado Delegado de Familia y Vida. Él lo tiene claro: la prioridad pastoral del arzobispado de Toledo es la familia, y a ella están dedicando todos los recursos.

“Nuestro anhelo debe ser que los llamados al matrimonio vivan el deseo de santidad”. Desde la delegación se impulsan diversas iniciativas pioneras en el trabajo pastoral con la familia como “Taller de Nazaret”, “Family Chef”, o el grupo de mujeres separadas “Santa Teresa”, entre otros.

En uno de ellos, ‘Yo en ti’, se aborda el tema de los cursillos prematrimoniales partiendo del anuncio del kerigma: “Hay que analizar qué hacer para que la Iglesia siga presente en su vocación a la santidad”. Con el proyecto “Family Rock” se da una continuidad a los matrimonios durante cinco años, “para que sientan que no están solos”.





Miguel Francisco Garrigós. Miguel Francisco Garrigós.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·