Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

Consulta a la Universidad de San Dámaso

¿Puede un transexual recibir la Confirmación? La Iglesia exige que el candidato defienda la fe con palabras y obras

El Observatorio contra la LGBTfobia ha criticado al obispo de Córdoba por impedir el sacramento a un joven. La diócesis prefiere no hacer declaraciones

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Observatorio Español contra la LGBTfobia ha reprobado al obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, y al párroco del municipio de Posadas, por impedir el sacramento de la Confirmación a un joven transexual, que se estaba preparando para ser padrino de bautismo de su sobrina. Mientras la diócesis de Córdoba prefiere “no hacer declaraciones sobre este tema”, desde la Universidad Eclesiástica de San Dámaso de Madrid se recuerda que para recibir el sacramento de la Confirmación y ser padrino de bautismo, la Iglesia exige al candidato “llevar una vida congruente con la fe bautismal”. 

El obispo de Córdoba con periodistas. Foto: diócesis de Córdoba. El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, con periodistas. Foto: diócesis de Córdoba.

Fuentes del departamento de Moral de la Universidad Eclesiástica de San Dámaso de Madrid explican a Religión Confidencial que en muchas ocasiones “estas cuestiones sobre si puede o no un transexual recibir el sacramento de la Confirmación o ser padrino de bautismo, están cargadas de contenido y fuerza ideológica, y por tanto, no se desea buscar sinceramente la verdad”.

Las mismas fuentes afirman que ante estos asuntos, son “los obispos quienes deben ofrecen criterios concretos, ponderando todas las cuestiones que implican”.

Según el comunicado del Observatorio Español contra la LGBTfobia, el párroco del municipio de Posadas, Juan José Romero, emplazó al joven Juan Belloso, de 28 años, a recibir el sacramento de la Confirmación si quería ser padrino de bautismo de su sobrina, aunque el párroco debía consultar al vicario y al obispo. Pero finalmente, según la nota del Observatorio, el párroco le comunicó que no podía recibir la Confirmación.

El catecismo de la Iglesia Católica explica que para “recibir la Confirmación es preciso hallarse en estado de gracia. Conviene recurrir al sacramento de la Penitencia para ser purificado en atención al don del Espíritu Santo. Hay que prepararse con una oración más intensa para recibir con docilidad y disponibilidad las gracias del Espíritu Santo”.

Además, los confirmados reciben “una fuerza especial del Espíritu Santo para difundir y defender la fe mediante la palabra y las obras como verdaderos testigos de Cristo, para confesar valientemente el nombre de Cristo y para no sentir jamás vergüenza de la cruz…De esta forma, quedan obligados aún más, como auténticos testigos de Cristo, a extender y defender la fe con sus palabras y sus obras”.

Para el bautismo, creyentes sólidos

Desde la Universidad Eclesiástica de San Dámaso explican que “como línea de principio, lo que afirma la Iglesia es que los padrinos del sacramento del Bautismo asumen, ante Dios y su Iglesia y en relación con el bautizado, el deber de cooperar con los padres en su formación cristiana, procurando que lleve una vida congruente con la fe bautismal y cumpla fielmente las obligaciones inherentes”.

En vista de esa responsabilidad, el Catecismo de la Iglesia Católica pide que los padrinos sean "creyentes sólidos, capaces y prestos a ayudar al nuevo bautizado…..,en su camino de la vida cristiana"(CEC n. 1255).

Las mismas fuentes declaran que por todo ello, “al ser una función eclesial, la ley de la Iglesia exige, entre otras condiciones, que sólo sea admitido como padrino o madrina quien tenga capacidad para asumir seriamente estas responsabilidades y lleve un comportamiento congruente con ellas (cf. CIC can. 874)”.

“Desde esta perspectiva –añaden desde San Dámaso- se puede comprender bien el criterio de integración de Amoris Laetitia, de modo que se crezca siempre en la caridad eclesial y en la comunión objetiva entre los miembros del Cuerpo de Cristo”. 

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·