Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

La ley de Pajín puede convertir la sedación mortal en un 'derecho', legalizando así la eutanasia. Lea el informe del gobierno

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Según el informe sobre la ‘Ley reguladora de los derechos de la persona ante el proceso final de la vida’, el gobierno proclama el ‘derecho a la sedación’ y no aporta lo realmente importante: el desarrollo de unidades de soporte domiciliario y cuidados paliativos para atender a todos los que lo necesiten, opinan algunos expertos.

 

El texto, publicado tras el último consejo de ministros, habla de “pleno respeto de la libre voluntad” de los enfermos terminales: “Todas las personas que se encuentren en el proceso final de su vida tienen derecho a recibir la atención idónea para prevenir y aliviar el dolor, lo que incluye, además del tratamiento analgésico específico, la sedación”. Ésta ya se aplica a los enfermos para disminuir el nivel de conciencia del paciente y mitigar el dolor, pero usada en determinada cantidad puede provocar la muerte en una hora.

Expertos en cuidados paliativos advierten de que convertir la sedación en un ‘derecho absoluto’ del paciente genera confusión, dará lugar a la aplicación arbitraria de tratamientos, sobreactúa puesto que condiciona las indicaciones de la sedación que pertenecen al ámbito de la praxis médica, e implica legalizar la eutanasia de forma encubierta.

El informe sobre el anteproyecto de ley señala también que “los profesionales sanitarios estarán obligados a respetar la voluntad y las convicciones y creencias manifestadas por el paciente sobre los cuidados y el tratamiento asistencial que desea recibir en el proceso final de su vida, en los términos establecidos por la Ley”. De este modo, algunos consideran que el médico podría convertirse en un ‘autómata’, que no podrá decir que 'no' y se limitaría a hacer lo que le dice el paciente o la familia del paciente. “El médico debe dar el tratamiento indicado en cada caso. Buscar deliberadamente el final de la vida del paciente es totalmente contrario a la Deontología médica”, señalan los expertos consultados por 'Religión Confidencial'.

“El personal médico deberá consultar el Registro Nacional de Instrucciones Previas y dejar constancia de dicha consulta en la historia clínica. […] El cumplimiento de la voluntad del paciente excluirá cualquier exigencia de responsabilidad por las correspondientes actuaciones de los profesionales sanitarios”, dice el informe. Algunos médicos consideran que esto “genera inseguridad. ¿Alguien puede creer que se pueden definir los procesos del final de la vida con concreción en un documento, con la infinitud de situaciones y matices que se pueden producir?”.

El texto, dado a conocer el viernes por la ministra de Sanidad, Leyre Pajín, afirma también que “los centros e instituciones sanitarias garantizarán a los pacientes hospitalizados la preservación de su intimidad personal y familiar” mediante “una habitación de uso individual”, lo cual es considerado positivo por los expertos.

Por lo demás, el anteproyecto de ley habla de cuestiones que ya están recogidas en la Ley de autonomía del paciente o en la Constitución (derecho a la asistencia sanitaria).

Pinche aquí para leer el informe sobre el anteproyecto de ley.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·