Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

Se titula “Del palacio al convento. Recuerdos y anécdotas de una vida”

Un libro de la Madre Maravillas describe su serenidad mientras un anarquista le apuntaba a la cabeza

El sobrino nieto de esta carmelita, perseguida en la Guerra Civil, escribe esta obra en la que incluye historias y fotos inéditas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

“Del palacio al convento. Recuerdos y anécdotas de una vida” es el nuevo libro de la Madre Maravillas escrito por el directivo Álvaro Marañón, sobrino nieto de esta religiosa carmelita, que “tuvo todo para vivir entre sedas y lo dejó todo por su entrega a los demás”, declara el escritor, nieto del historiador y médico, Gregorio Marañón. 

Portada del libro. Portada del libro.

Este libro no es una biografía “porque se han publicado muchas y muy buenas. He preferido centrarme en narrar anécdotas y recuerdos de esta maravillosa aventurera que fue mi tía carmelita”, describe el autor Álvaro Marañón.

El libro incluye fotos inéditas, propiedad de la familia, así como cartas manuscritas. También sucesos hasta ahora no desvelados. En el capítulo titulado ¡Están aquí los de la FAI! cuenta cómo reaccionó un anarquista mientras apuntaba a la cabeza de la Madre Maravillas: "Pero como si nada, tranquila te mira fijamente. Vaya con la monja qué narices tiene!" 

El autor narra que durante la guerra civil española, su comunidad religiosa del cerro de los Ángeles (Getafe) quedó atrapada en Madrid donde se desarrolló una cruenta persecución religiosa entre 1936 al 1937. “La Madre Maravillas supo poner a salvo a su comunidad a base de una gran capacidad de serenidad, prudencia y decisión, y poniendo en favor de sus religiosas sus numerosos contactos”.

El perdón a sus enemigos fue una constante de su vida. Una vez finalizada la contienda civil realizó numerosas gestiones para intentar remediar la situación de muchas personas que fueron juzgadas y condenadas por el bando vencedor.  

Conventos auto gestionados

Álvaro Marañón explica a Religión Confidencial las características de la carmelita para tratar a los descreídos: “Seguramente la medida de su conocimiento de las personas, y la sabiduría para convencerlas con sencillez de sus creencias. Su vida entera fue una cruzada personal y religiosa en favor de los más desfavorecidos. Supo ganarse el respeto y la admiración no solo de los poderosos de su época, sino también de todas aquellas personas a quienes atendió en los barrios más humildes”.  

El autor recalca que “sus conventos eran en un remanso de paz y de alegría en donde las religiosas participaban de forma activa en todas aquellas labores manuales necesarias para la confección y venta de objetos religiosos que permitieron a los conventos de la madre Maravillas auto gestionarse, sin tener que depender exclusivamente de las limosnas de los bienhechores y donantes”.

Costumbrismo y acción

El libro contiene episodios y escenas de nuestra historia moderna: “Describe los complejos procesos vaticanos, relata los milagros que hicieron posible la canonización de Maravillas, muestra cómo se creó la mayor red conventual fundada en nuestro país desde la muerte de Santa Teresa…En la obra hay política, historia, costumbrismo y bastante acción”, señala Álvaro Marañón.

Independientemente de las creencias de cada uno, el lector encontrará un libro divertido y fácil de leer, y también interesante por la pluralidad de temas que abarca. “Es una suerte para un católico haber podido conocer y tratar en vida a una religiosa que en poco tiempo ha sido beatificada y canonizada por uno de los pontífices más fascinantes de la historia. Además, era mi tía abuela, lo cual añade un plus de singularidad”, afirma.

El autor recuerda con nitidez las visitas que hacía de pequeño al convento acompañando a su madre, su sobrina carnal más querida y cercana: la austera banqueta donde se sentaba la carmelita, sus reposados silencios cuando nos escuchaba contarle nuestras cosas, la viveza brillando en sus ojos al referirle alguna anécdota que le divertía. “Pero sobre todo recuerdo su amabilidad y sencillez. Y su aparente fragilidad”, señala. 

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·