Martes 21/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

Los frutos de la JMJ empiezan a llegar: ya ha habido varias vocaciones religiosas. Guardias de seguridad han inspeccionado todos los vagones de los trenes que iban a El Escorial

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Fuera del monasterio de El Escorial, un grupo de Hijas de María han escuchado las palabras de agradecimiento y apoyo que una joven monja ha leído delante del Papa. Una de ellas cuenta que desde que ha empezado la JMJ ha habido varias nuevas vocaciones en su congregación. "Que haya venido el Papa nos da mucho empuje, y también ver el ejemplo de otras como nosotras, que somos muy felices".

"No puedo ni abrir la boca de la emoción" ha dicho otra de las religiosas. "No estamos dentro, pero sabemos que nos quiere a todas, y nos habla también a nosotras". Sor María del Pilar, está muy contenta con la organización del evento, que dice está teniendo en cuenta a todo el mundo. Alaba la cercanía del Papa: "son eventos muy vistosos, que llaman la atención y a los que puede unirse todo el mundo: hasta la gente más humilde puede verle".

Las vocaciones o la falta de ellas ha sido el tema principal de debate en el exterior del monasterio. "Hacen falta sacerdotes jóvenes, que atraigan, que hablen como gente joven. Esta JMJ será el resurgir de la vocación", ha comentado una de las hermanas. Sor Mª Pilar a puesto como ejemplo a Benedicto XVI: "El Papa es un punto de atracción, hace bullir algo en el interior de los jóvenes. Si Jesucristo viniese ahora mismo atraería igual que el Papa".

El Papa se ha reunido con religiosas jóvenes en el patio de los Reyes del Escorial. Fuera del monasterio, los fieles esperaban el papamóvil. La aglomeración de gente ha sido menor que en otros actos y ha quedado incluso espacio para que los más jóvenes acompañasen al Papa hasta la puerta del monasterio corriendo a su lado. De manera espontánea, los asistentes han tenido esta muestra de cariño hacia Benedicto XVI. El Papa ha sonreído y saludado a los chavales, que le gritaban la bienvenida a la carrera.

Han sido unos momentos más distendidos que en otros actos más masivos, pero la seguridad ha estado presente en todo momento: voluntarios, guardias civiles y jóvenes scouts de Europa. En cada tren de cercanías que llevaba a los peregrinos a El Escorial han viajado varios guardias de seguridad de Renfe. Por parejas han inspeccionado cada vagón en cada una de las estaciones. En la misma estación de tren esperaban varias unidades de atención sanitaria.

El trayecto en papamóvil ha sido lento, permitiendo así a todos ver de cerca a Benedicto XVI, que una vez más, buscando esa cercanía con los asistentes, ha mantenido la ventanilla bajada durante el recorrido. El cardenal Rouco le ha acompañado en el interior del vehículo. Las jóvenes monjas le han recibido con gritos de '¡Viva el Papa!' y agitando banderas españolas. Ha sido un acto muy íntimo, aunque se han instalado tres pantallas en el exterior que han permitido seguir el discurso.

El Papa ha agradecido a las religiosas la vocación a la que han consagrado su vida. Ha recordado el lema de la JMJ -arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe- y les ha animado a seguir con su valiosa labor en estos tiempos tan difíciles. El Papa ha dicho que el "encuentro personal con Cristo, que nutre vuestra consagración, debe testimoniarse con toda su fuerza transformadora en vuestras vidas", y ha afirmado que este testimonio cobra especial relevancia "cuando se constata una especie de 'eclipse de Dios', una cierta amnesia, un verdadero rechazo del cristianismo y una negación del tesoro de la fe recibida, con el riesgo de perder aquello que más profundamente nos caracteriza".

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·