Lunes 11/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

El Gobierno de Madrid ve “impresentable” la actuación de la Delegación del Gobierno en la protesta contra Rouco

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La cancelación de la conferencia que debía pronunciar el cardenal Rouco Varela en la Universidad Autónoma de Madrid, provocó las críticas de la Comunidad de Madrid contra la Delegación del Gobierno por haber hecho dejación de sus funciones para que se respetara la libertad de expresión y garantizara el orden público.

El consejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, en declaraciones a la COPE, calificó de "impresentable" la actuación de la Delegación del Gobierno al no garantizar la seguridad al cardenal Rouco Varela. A juicio de Granados, "si una función justifica la delegación del Gobierno en una comunidad autónoma es la de garantizar la seguridad de las personas", y, "en consecuencia lo que demuestra con esa comunicación la delegada del Gobierno es su incapacidad para cumplir su obligación".

"Estamos hablando de un foro que debe ser reflexión, de debate, de apertura de ideas, como teóricamente debería ser la universidad. Y el que unos energúmenos sean capaces de anular o impedir que una persona pueda expresar sus ideas o poner sobre la mesa una serie de reflexiones a mi me parece que un Estado de Derecho eso es absolutamente impresentable, tanto por la actuación de la delegada del Gobierno como también por parte del rector, que tiene que garantizar el buen funcionamiento de su universidad", explicó Granados.

"Es como si tenemos que suspender un partido del Real Madrid porque se supone que va a haber lío con los hinchas del otro equipo", ha dicho un Granados para el que "esto no tiene ningún sentido, la solución no puede ser la de suspender el acto, si no todo lo contrario, tomar las medidas desde el punto de vista policial que sean necesarias para garantizar el ejercicio de las libertades, que en definitiva es de lo que estamos hablando, de coartar la libertad de las personas, en este caso, del cardenal Rouco".

Desde el Arzobispado de Madrid, explicaron por el contrario, que "la Delegación del Gobierno en Madrid ofreció desde el primer momento la protección habitual en este tipo de situaciones", y que "el conjunto de circunstancias aconsejó que el acto previsto se pospusiera para otro momento en el que pueda realizarse con normalidad".

 

 

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·