Lunes 20/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

Bajo el lema “Juntos por el trabajo digno”

Campaña de Cáritas de La Rioja y Ciudad Real en apoyo a los temporeros agrícolas

En estas dos provincias ha comenzado la vendimia. La organización ha puesto en marcha sus proyectos para alertar de las situaciones de precariedad y explotación laboral

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Con el comienzo de la vendimia en las comarcas vinícolas de La Rioja y Valdepeñas, las Cáritas Diocesanas de La Rioja y de Ciudad Real han puesto en marcha sus campañas anuales de acogida e información a los temporeros agrícolas.

Temporeros recogiendo melones en Murcia. Temporeros recogiendo melones.

Como en años anteriores, las Cáritas parroquiales de las localidades riojanas con más afluencia de temporeros están comenzando a prestar servicios de acogida, información y atención básica. En Alfaro, que activaron el dispositivo este mes de agosto, se espera que la afluencia de temporeros aumente a partir de esta semana con la campaña de recogida de la pera. Asimismo, en las próximas semanas está previsto que se inicia la campaña en Calahorra mientras que en Logroño y la Rioja Alta será, aproximadamente, a mediados de septiembre, dependiendo de la maduración de la uva.

En Alfaro, donde ya se han atendido a 113 personas en los últimos días, los temporeros reciben a su llegada un kit de ropa interior limpia y una manta, en caso de que no tengan. Durante el resto de su estancia, se les ofrece un servicio de consigna para poder guardar durante el día sus equipajes. Además, dos veces a la semana pueden cambiar sus prendas en el ropero y a diario se les ofrece desayuno y dos bocadillos para comer y cenar. El servicio de ducha se hace de manera coordinada con el Ayuntamiento.

En Calahorra, donde a lo largo de 2015 Cáritas acompañó a 364 temporeros y personas sin hogar, no se establece un dispositivo especial, sino que se refuerza el programa específico para personas sin hogar, operativo todo el año. A los temporeros que llegan a la ciudad se les ofrece servicio de ducha diario y un vale de comida o cena en el comedor de Cruz Roja, ya que el Ayuntamiento coordina la acogida a estas personas a través de ambas organizaciones. También, se les ofrece ropa interior y/o una contraprestación económica en los casos en que se considere necesario.

Intermediarios ilegales y presencia de menores

Este año, por primera vez, la Cáritas riojana va a realizar un seguimiento de los asentamientos de temporeros existentes y el número de menores que viven en ellos, con objeto de incorporar esa información al registro que comenzó a realizar el año pasado para conocer en detalle cuál es la situación laboral de los temporeros y detectar posibles casos de explotación.

Aun así esta campaña no es suficiente y aunque los temporeros son conscientes de los riesgos que asumen siendo contratados por los intermediadores ilegales, la necesidad se impone. De ahí el empeño de Cáritas La Rioja de instar a las Administraciones competentes a no cejar en su empeño por erradicar estas mafias que vulneran los derechos de temporeros.

Asimismo, Cáritas hace un llamamiento a los agricultores para que sean ellos mismos los que contraten a los temporeros a través de las distintas bolsas de empleo repartidas por toda la comunidad y que gestionan los sindicatos agrarios, los servicios de los ayuntamientos de Rincón de Soto y Mancomunidad del Moncalvillo, y las oficinas del Servicio Riojano de Empleo.

La campaña informativa y de sensibilización también se extiende a toda la sociedad riojana, principalmente a los vecinos de aquellas pequeñas localidades a donde llegan los temporeros. Porque un temporero no es una persona sin hogar o un transeúnte. Es un trabajador que, por distintas circunstancias laborales, se ve en la necesidad de salir de su tierra y desplazarse a otras zonas con más posibilidades para conseguir su sustento y el de su familia.

Con ese objetivo y dar a conocer la realidad que rodea a estas personas, se ha puesto a disposición de las Cáritas parroquiales una exposición itinerante preparada por los Servicios Generales de Cáritas Española bajo el lema “Abre los ojos. Más cerca de lo que crees”, integrada por cuatro paneles informativos, para divulgar el trabajo desarrollado por distintas Cáritas Diocesanas de toda España en sus respectivas campañas temporeras.

“Juntos por el trabajo digno” en Ciudad Real

A principio del pasado mes de junio, Cáritas Diocesana de Ciudad Real presentó la Campaña de Temporeros 2016, que tiene como lema “Juntos por el trabajo digno”. Se trata de una iniciativa que, además de incidir en los derechos de las personas temporeras, hace –como en el caso de La Rioja— una llamada de atención sobre el tema de la “subcontratación ilegal”, ya que supone una brutal explotación de los trabajadores, sin que en muchos casos el agricultor sea consciente de dicha situación.

Por ello, cuando muchas localidades de la diócesis se encuentran en pleno desarrollo de las diferentes campañas agrícolas o muy cerca de que comiencen, Cáritas Ciudad Real recuerda su compromiso de estar siempre al lado de las personas más vulnerables, como es el caos de los temporeros agrícolas, y su objetivo de mejorar las realidades de exclusión que se producen en este sector.

Las acciones más significativas que se están desarrollando dentro de la campaña “Juntos por el trabajo digno” se concretan en informar y sensibilizar a las comunidades de acogida de temporeros sobre la necesidad de mejorar las condiciones laborales de estas personas, analizar las condiciones de vida de las personas temporeras, movilizar a los agentes que influyen en las campañas de temporeros. Por otro lado, informar, orientar y cubrir las necesidades básicas de las personas temporeras y promover unas relaciones laborales justas.

Etiquetas
, , , ,
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·