Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

Alarma ciudadana ante la oleada de robos en parroquias rurales: joyas, piezas de orfebrería y el dinero de las colectas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las parroquias rurales se han convertido, especialmente en Navidad, en el principal objetivo de robos. Distintos grupos de ladrones han forzado las puertas de los templos rurales para llevarse dinero, e incluso objetos de poco valor como velas y jarrones.

Algunos afectados explican que "al ser del medio rural no existe un contacto tan rápido con la policía; además tenemos las típicas puertas de madera, sin la vigilancia de una catedral".

La guardia civil no lo ha considerado un problema a gran escala porque no se trata "de una cifra elevada de delitos" y en la mayor parte de los casos no se trata de robos con violencia o intimidación. Sin embargo los robos en la zona rural están siendo muy reiterados en las fechas navideñas; tanto que ha generado una gran alarma entre los feligreses.

Han sido varios los municipios afectados; entre ellos se encuentras las parroquias de Villalobos, Agramaderos, Ventas del Carrizal, Ribera Alta, La Pedriza o la parroquia de Frailes. Los objetos sustraídos van desde las propias velas, piezas de orfebrería, telas y objetos decorativos, hasta el dinero de las ofrendas.

Hasta el momento las pérdida más cuantiosas han sido los ajuares de las vírgenes. El caso más reciente ha sido el robo de las joyas de la Virgen de la Inmaculada Concepción, en Huelma. A las pérdidas por sustracción hay que añadir los daños en el mobiliario; en este caso un lampadario que quedó destrozado.

Algunos párrocos están especialmente preocupados por los daños irreparables que podrían sufrir algunas obras de arte, tallas históricas y obras escultóricas de gran valor cultural "que no se llevan quizás porque ni saben cuanto valen". Otros consideran que "los más grave es que profanen el santísimo sacramento".

También se han dado situaciones curiosas,ya que mientras los ladrones despojan a algunas imágenes dejan otras intactas a pesar de que las joyas sean de mayor valor. Parece ser que por devoción hacia ellas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·