Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Zoom

La teología y el sentido de la fe según Benedicto XVI

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Papa Benedicto XVI no da puntada sin hilo. Pasados los fervores de las anécdotas de su libro sobre la ifancia de Jesús, vuelve a demostrar que tiene muy claro no solo su papel como pontífice, sino también el que, durante tantos años, ha ejercido como teólogo.

No ha dejado lugar a la interpretación en el encuentro con los miembros de la Comisión Teológica Internacional a los que acaba de recibir en audiencia. Del mensaje para el Año de la fe ha destacado que "ilustra muy bien la manera específica en que los teólogos, sirviendo, fielmente la verdad de la fe, pueden participar en el esfuerzo evangelizador de la Iglesia".

Pero donde muchos verán una intención de poner el dedo en la llaga es en la mención al "sensus fidelium". Les dijo el Pap: "Este don, el "sensus fidei" es para el creyente una especie de instinto sobrenatural que tiene una connaturalidad vital con el mismo objeto de la fe (...) y un criterio para discernir si una verdad pertenece o no al depósito vivo de la tradición apostólica. También tiene un valor proposicional porque el Espíritu Santo no cesa de hablar a las iglesias y de llevarlas a la verdad entera. Hoy en día, sin embargo, es particularmente importante aclarar los criterios usados para distinguir el sensus fidelium auténtico de sus falsificaciones. De hecho, no es una especie de opinión pública de la Iglesia, y es impensable recurrir a él para impugnar las enseñanzas del Magisterio, ya que el "sensus fidei" no puede desarrollarse auténticamente en el creyente auténtico salvo en la medida en que participa plenamente en la vida de la Iglesia, y esto requiere una adhesión responsable a su Magisterio".

En efecto, no da puntada sin hilo y, por si no fuera suficiente, una crítica al relativismo y su concepción de que no existe una verdad absoluta que ha permitido tergiversar el discurso hasta el punto de tachar a las religiones monoteístas de violentas.

Zenón de Elea

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·