Martes 19/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Zoom

Por primera vez un palestino ingresa en un seminario de Jerusalén

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Después de 150 años, por primera vez el Patriarcado Latino de Jerusalén acoge en Beit Jala a un muchacho nacido en Palestina. Se llama Giries, tiene quince años y le gusta mucho el fútbol, el baloncesto y el tenis. El niño nació en Gaza y siempre ha vivido en una familia cristiana. Aunque el camino del joven gazawi está apenas iniciando, si su vocación hacia el sacerdocio prosigue, celebrará su primera misa dentro de diez años. Giries ya había servido en una iglesia como monaguillo. El joven declaró: "Durante los últimos meses sentí el deseo de convertirme en sacerdote como el Padre Jorge (cura argentino presente en la ciudad palestina) y de este modo le confié a él mi sueño, pidiéndole que mantuviera este secreto y no contara a nadie. Luego hablé con mi familia que acogió con alegría mi deseo de entrar en el seminario". Ahora que ha ingresado en el seminario, el muchacho habla todos los días con sus padres aunque sabe que a partir ahora la posibilidad de verles requerirá una larga serie de complicados trámites burocráticos. Dios nos hace libre para que nuestras decisiones también lo sean, incluso cuando las circunstancias no sean las deseables. Con esta historia aprendemos el gran valor de la fe, la esperanza y la valentía como medios para alcanzar nuestras metas y ser así felices. Esta anécdota nos habla de cómo poner en práctica las valiosas palabras que el beato Juan Pablo II dedicó a los jóvenes: "¡No tengáis miedo, abrid los brazos a Cristo!".

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·