Miércoles 23/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Zoom

¿Por qué opinan los obispos sobre moral?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Han bastado sólo unas horas desde el anuncio, por parte de la Plenaria de la Conferencia Episcopal Española, de que los obispos trabajan en un documento sobre moral sexual para que la progresía se les eche al cuello. ¿Por qué opinan los obispos?

El problema de quienes critican a la Iglesia por considerar que este no es su negociado es que desconocen por completo que este de la moral sí es su negociado. Baste pensar en su peso en cualquiera de las carreras académicas vinculadas con la fe. De modo que no se puede exigir a la Iglesia que no hable de lo que le es propio.

La siguiente cuestión que se apresta a esgrimir el defensor del laicismo beligerante es que los obispos no pueden pretender hablar para todos. Lo cierto es que el planteamiento es falso en su conjunto porque los obispos sí pueden pretender hablar para todos en virtud de la libertad de expresión de la que gozan en este Estado democrático y de Derecho. Lo que no pueden exigir ni exigen es que su mensaje sea escuchado y aceptado por todos.

Reducido al absurdo, imaginemos los gritos de la prensa más radical si los obispos, en lugar de hablar para todos, se dedicasen a emanar documentos secretos que se moviesen en el sigilo sectario de una organización cerrada. La Iglesia sería inmediatamente vetada por ese oscurantismo. Luego los obispos sí pueden hablar para todos.

El tercer aspecto a tratar es para quiénes hablan los obispos. Hablan, como siempre indican, para todas las personas de bien que quieran escucharles. Y en particular, dentro de ese conjunto, al subconjunto de creyentes que espera el consejo de su Madre l Iglesia sobre temas que competen a cualquier ámbito de la vida.

¿Pueden opinar los obispos sobre cuestiones morales? No solo pueden, sino que deben. Y a los que se quejaban ayer por el futuro documento sobre moral sexual solo queda plantearles esta cuestión: ¿no será que lo que les ofende es que lo que digan los obispos sigue siendo escuchado?

Zenón de Elea

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·