Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Zoom

Los jóvenes acabaron cansados

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Comentan algunos jóvenes que asistieron a la vigilia de oración de la JMJ que acabaron cansados, porque el acto fue largo y no sabían cuándo iba a terminar. La vigilia con Rouco en la Almudena se prolongó de ocho a nueve y media de la noche; y luego tuvo lugar la procesión con la cruz de la JMJ, desde allí hasta el monasterio de la Encarnación. Eso sí, la catedral estaba repleta de jóvenes de todas las espiritualidades de la Iglesia. A partir de ahora, la cruz peregrinará por todas las parroquias y colegios católicos de la diócesis de Madrid, empezando por la vicaría III (Moratalaz).