Miércoles 23/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Zoom

La enseñanza concertada valenciana no tiene quién le reciba

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La enseñanza concertada en la Comunidad Valenciana, aglutinada desde diciembre de 2015 en la Mesa por la Educación en Libertad, no para de movilizarse, ante las amenazas y decisiones de la Consellería de Educación contra la libertad de enseñanza.

La democracia no solamente consiste en elegir a nuestros representantes,  sino que éstos deben desempeñar su tarea escuchando a la sociedad, en este caso a la enseñanza concertada.

Sin embargo, el conseller de Educación, Vicent Marzà (Compromís) sigue sin recibir a la educación concertada, que está crecientemente alarmada ante las amenazas del conseller – “se ha acabado la barra libre para la concertada”, llegó a decir -, pero es que tampoco el presidente de la Generalitat, el socialista Ximo Puig, recibe a la enseñanza concertada, pese a que solicitó entrevistarse en mayo pasado con el presidente: ni ha contestado

Pero el conseller de Educación ha ido más lejos, y tampoco ha contestado al Defensor del Pueblo valenciano (Sindic de Greuges) sobre su Resolución del Arreglo Escolar, y el Defensor del Pueblo ha dado un plazo de 15 días al conseller para contestarle, pues de lo contrario “se dará cuenta de su actitud en el próximo informe anual que se presente en las Cortes Valencianas”, ha expresado el Defensor del Pueblo.

En la citada resolución del Defensor del Pueblo se sugería a la Generalitat que “promueva las actuaciones necesarias para la aplicación estricta de la legislación vigente respecto a la creación y/o supresión de unidades en los centros privado-concertados, desterrando el criterio de subsidiaridad de la enseñanza privado-concertada respecto a la enseñanza pública (…) y que para el curso 2017/18 tenga en consideración el derecho de las familias a la elección de centro”.

Es democráticamente lamentable la actitud sectaria y discriminatoria del conseller de Educación valenciano, que no recibe a la enseñanza concertada ni contesta a una Resolución del Defensor del Pueblo. Esta situación refuerza las pretensiones de la enseñanza concertada, pues pone en evidencia el talante antidemocrático del conseller.

Seguro que está muy ocupado el conseller de Educación, pero sí ha tenido tiempo para reunirse con el colectivo gay Lambda, el miércoles de la semana pasada. En esa reunión se trataron repercusiones en la enseñanza, como “el acoso al alumnado gay y transexual” (LGTBI), así como la formación del profesorado en diversidad sexual”, que se incluirá en la futura Ley Valenciana de Educación.

La enseñanza concertada pide que se cumpla la legislación actual. Pero es que ni siquiera se le consulta ni para ello ni para la futura Ley Valenciana de Educación, que desde la Mesa por la Educación en Libertad están convencidos que se pretende que sea de aplicación a la enseñanza pública, pero más adelante o simultáneamente a la concertada. Los interlocutores y prioridades del conseller son los que son.

La actitud del Defensor del Pueblo refuerza la enseñanza concertada. El silencio de Marzà y Puig indignan a la concertada y atenta contra la democracia.

Zenón de Elea. 


“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·