Domingo 24/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Zoom

Los católicos y Donald Trump

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los católicos del mundo están divididos con la victoria de Donald Trump, el 45º presidente de los Estados Unidos de América. Por una parte, se posiciona como el gran defensor de los no nacidos, pero por otra, menosprecia a los inmigrantes y refugiados, y otros colectivos. Falta de coherencia.

Me interesa más la opinión de los católicos de España. Leo comentarios en las redes sociales alegrándose de la victoria del candidato republicano: “La vida del no nacido y la familia, estarán más seguros con Trump”; “Con Donald Trump mejorarán al menos 5 grandes campos de batalla sobre el aborto y la libertad religiosa”, publican.

Otros católicos, sin embargo, arremeten contra el Trumpsimo, que “ofrece un egoísmo intolerante”. Es muy interesante el artículo que publica Fernando Vidal, profesor de sociología de Comillas en la plataforma de los Jesuitas “EntreParéntesis”.

Entre otros razonamientos, expone los siguientes: “Por supuesto que todos sus votantes saben que la Presidencia hará a Trump inmensamente más rico de lo que ya era. Pero eso es lo que quieren permitirse muchos de sus votantes: hacerse más ricos que las minorías”.

El Trumpismo creará movimientos de igual fuerza en todo el planeta. Ahora, todos tienen licencia para extremarse. Lo que no va a aumentar es el número de personas centradas, que militen en la moderación y la razonabilidad. No es tiempo para discernimientos sofisticados ni ponderación. No es tiempo de prudentes. Porque la prudencia no emociona sino que templa”. En este último punto, estoy de acuerdo con Vidal.  

Confío en que la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos tenga influencia para moderar a Trump, a quien ya ha advertido que se puede “acoger a los migrantes y refugiados sin sacrificar nuestra seguridad". Menos mal.

Me tranquiliza este punto de los obispos norteamericanos: “La Conferencia Episcopal aguarda con entusiasmo trabajar con el presidente-electo Trump para proteger a la vida humana desde sus comienzos más vulnerables hasta su fin natural. Abogaremos por políticas que ofrezcan oportunidades a todos, de todas las confesiones, de todas las condiciones sociales. Somos firmes en nuestro propósito que podemos acoger a nuestras hermanas y hermanos migrantes y refugiados sin sacrificar nuestra seguridad”.  

Un 58% de los protestantes y un 52% de los católicos han preferido a Trump, lo que significa que casi la mitad de los cristianos, han votado a la candidata demócrata, Hillary Clinton. El candidato a la vicepresidencia demócrata era Tima Kaine, católico convencido.

“Que Dios ilumine a Trump. Cuenta con nuestras oraciones”, ha dicho el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin. Me uno a estas plegarias que falta le hacen. Que Dios nos pille confesados.

Zenon de Elea.  

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·