Lunes 21/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Zoom

La anécdota del Papa y el guardia suizo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Recientemente cuando el Papa salía de su departamento en Santa Marta, se encontró con un Guardia Suizo fuera de su Puerta. El Papa, le pregunto qué hacia ahí, y que si había estado despierto toda la noche.

- "Si" contesto respetuosamente el guardia.

- ¿De pie? pregunto el Papa. ¿No se ha cansado?

- " Es mi deber Su Santidad, por su seguridad".

El Papa, lo miro amablemente, regreso a su departamento, y transcurridos algunos minutos regreso nuevamente trayendo entre su manos una silla.

- Al menos siéntese y descanse – dijo S.S.

Muy sorprendido el guardia le respondió:

- " Discúlpeme S.S., pero no puedo, las reglas no lo permiten".

- " ¿Las reglas dijo Francisco?".

- " Mi capitán Su Santidad ", respondió el Guardia.

- "Bueno, pero yo soy el Papa y le pido que se siente".

Un poco más tarde, el Papa regresó con un poco de pan y jamón, lo entrego al guardia y le dijo:

- " Bon apettit hermano mío "

El día a día del papa Francisco habla por si solo y es su mejor medio de evangelizacíon, de predicar con el ejemplo.

Zenón de Elea

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·