Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Zoom

Sra. Valenciano: el aborto 'sí' es un asesinato

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En una tribuna en El País, titulada "Niñas: el aborto 'no es un asesinato", Elena Valenciano, secretaria de Política Internacional y Cooperación del PSOE y diputada en el Congreso de los Diputados, desplegaba ayer un pobre aparato argumental para intentar despistar, burdamente, sobre la verdadera naturaleza del aborto:

1."Pretenden cargar sobre la conciencia de niñas y mujeres, dice, la idea de que el aborto es un asesinato. No es verdad. Es tan sólo la verdad de los que consideran que hay vida en el mismo momento de la fecundación y anteponen el derecho del embrión al derecho de la madre". La diputada socialista reconoce que hay una madre, y por tanto un hijo, y sí, el derecho a la vida del no nacido es independiente de los derechos de la mujer y no justifica su eliminación. De manera que sí, Sra. Valenciano, más allá del concepto jurídico, el aborto elimina una vida humana, y es un asesinato.

2. "El límite de lo que es legal y, por lo tanto, aceptado por la sociedad, se establece en el Parlamento, residencia de la soberanía popular". Es una obviedad afirmar que las leyes se aprueban en el Parlamento, pero ello no conlleva que esas leyes sean siempre justas. Es falso, además, que todo lo que el Legislativo aprueba sea "aceptado por la sociedad": la actual reforma tuvo una contestación en la calle de más de un millón de personas el pasado 17 de octubre. Muchas encuestas han puesto de manifiesto que la sociedad no acepta aprobar ley de plazos del aborto.

3. "La interrupción voluntaria del embarazo, según la legislación española actual, así como en la reforma propuesta, no es un asesinato". Es también falso, porque fuera de los tres supuestos legales, la Constitución considera un delito el aborto. La Carta Magna lo considera un bien jurídico a proteger. La reforma que el Gobierno propone, lo desprotege, pero sigue constituyendo la eliminación de una vida humana. El Consejo Fiscal y una gran parte del CGPJ considera la nueva ley anticonstitucional.

4. "Imaginemos que una chica de 16 años se queda embarazada sin haberlo querido y que, tras pensarlo, decide abortar en los plazos y supuestos que establece la ley, ¿no es cruel que, además, tenga que cargar con la fe o las creencias de otros, con la presión exagerada de aquéllos que siempre han negado a las mujeres la posibilidad de elegir?" No constituye ninguna crueldad que a quien comete un aborto, por las razones que sea, se le recuerde que acabar con su hijo no está bien. De lo que se trata es de decirle, antes de tomar esa decisión, que hay salidas, ayudas, y muchas razones por las que no debe tomar el camino fácil, que le acarreará muchas secuelas el resto de su vida.

De manera que, Sra. Valenciano, deje de hacer demagogia barata, deje de engañar a las niñas, porque el aborto, más allá de la religión, y de las filosofía, como usted dice, 'sí' es un asesinato.

 

Zenón de Elea