Sábado 19/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Zoom

Piden a Carmena que cambie el nombre del cementerio de La Almudena por Necrópolis del Este

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Asociación de Cementerios ha remitido un escrito al Ayuntamiento de Madrid reivindicando una serie de propuestas apoyadas también por Europa Laica. Entre otras, piden la “recuperación del nombre original del cementerio más emblemático de España y el más grande de Europa (Ntra. Sra. De la Almudena), por Necrópolis del Este”.

Dejando a un lado creencias e ideologías, estarán conmigo que el nombre de Necrópolis del Este es más frío y menos amable que Nuestra Señora de la Almudena. No pega nada en un país donde hasta los más ateos defiende a la Virgen de su pueblo.  

En cualquier caso, me atrevo a pronosticar que si se realizara un referéndum o si Manuela Carmena, lanzara esta consulta en su página web “Decide Madrid”, hasta los más laicistas de la Villa  -creo yo-, preferirían ser enterrados en un cementerio arropado bajo el manto de la patrona de Madrid, La Almudena, que no yacer para toda la eternidad en una Necrópolis y además del Este (como si es del Oeste) ¡Qué mal suena!

Entre otras peticiones y para que se respete “el último acto social de nuestra envoltura corporal” (así lo definen), solicitan:  

Habilitación en todos los cementerios municipales de un local donde las familias puedan celebrar, bajo techo, la ceremonia del tipo que deseen”. Me parece bien.  

“Retirada de símbolos religiosos de las entradas de los cementerios municipales”. ¿Por qué les molesta tanto? Creo que a la mayoría de la gente, sea o no creyente, no les importan que haya una cruz o un ángel.   

“Construcción de un monumento al recuerdo, donde los visitantes no cristianos puedan recordar a sus fallecidos, al igual que los católicos puede hacerlo en la “cruz general”. De acuerdo.

“Se retire a la iglesia católica los privilegios que gozan en los cementerios municipales. En un recinto laico no tiene porque celebrase una misa diaria”. Y yo me pregunto ¿qué privilegios? Es un servicio que ofrece esta confesión religiosa. Quizás ellos quieran realizar un homenaje civil diario.  

Y terminan diciendo: ¡Queremos que nuestra libertad de conciencia sea cierta, hasta la muerte!!! (Con tres exclamaciones)

Amén (esto lo digo yo, con todo respeto).

Zenón de Elea. 


“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·