Martes 26/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Zoom

Francisco se estrena en Twitter

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

"Queridos amigos, os doy las gracias de corazón y os ruego que sigáis rezando por mí".

Es el primer tweet, el primer mensaje a través de la red social Twitter, que ha lanzado el Papa Francisco que muestra así que tomará la estela de la brecha abierta por Benedicto XVI en el continente digital. Twitter tiene una particularidad: obliga a sintetizar en muy pocos caracteres, 140 como máximo, lo que se quiere decir.

Por eso llama la atención la humildad del primer mensaje del Papa Francisco. No llega diciéndonos qué va a hacer, ni por qué está ahí, ni de dónde procede la auctoritas que lo adorna. Al contrario, llega dando "las gracias de corazón". Ni siquiera dice por qué pero la segunda parte del mensaje da a entender que la razón es la oración por él.

El mensaje en Twitter tiene un peso especial porque si la Iglesia en su conjunto se ha volcado con la oración en la celebración de este cónclave, el caso de la "Iglesia digital", si se puede utilizar este término, ha sido paradigmático. Desde la renuncia de Benedicto XVI, Internet ha sido un hervidero de iniciativas en las que las acciones de gracia, los rosarios o los veni creador se convertían en aplicaciones particulares de una causa común: rezar por la Iglesia.

Y Su Santidad Francisco ha querido mantener este flujo inagotable en el que se percibe la comunión de la Iglesia porque se sabe necesitado de oración. Lo hizo al arrancar el pontificado, nada más salir al balcón aún deslumbrado por lo que acababa de ocurrir. Bajó la cabeza en humilde gesto a la espera de la bendición de los fieles. Ahora, en Twitter, pide a este continente digital "que sigáis rezando por mí". Y es que son los fieles los que tienen ese encargo tan peculiar de sostener, oración tras oración, el ministerio petrino.

Nos lo dijo el Papa Francisco en su primera homilía: nosotros, las piedras que conforman la Iglesia, estamos unidos en la comunión que hace posible el Espíritu Santo. Ahora solo falta hacer caso al Papa en su estreno digital.

Zenón de Elea

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·