Miércoles 23/08/2017. Actualizado 21:19h

·Publicidad·

Zoom

El Domund se vende bien

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Atraer, emocionar, animar. Son premisas para una buena campaña de comunicación. Vender bien nuestra idea, porque además estamos convencidos de que es buena. Pues eso es lo que está haciendo Obras Misionales Pontificias (OMP), la institución de la Iglesia Católica que ayer presentó la Jornada Mundial de las Misiones, el DOMUND, y que se celebra el próximo domingo 18 de octubre. Las y los responsables de comunicación, junto al director Nacional de las OMP, don Anastasio Gil García –sacerdote de la diócesis de Madrid- convocaron ayer una exitosa rueda de prensa, acudieron buen número de periodistas, y presentaron dos ejemplos de misioneros que cuanto menos, causan admiración, tanto a creyentes como a ateos: Antonia Vázquez y Carlos Gómez-Virseda.

La primera es una religiosa murciana de 44 años, que lleva casi una década en Cuba. Es la imagen del cartel del Domund para este año. Pertenece a la congregación de las Hermanas del Amor de Dios desde los 20 años. Habla con fuerza, con convencimiento, con formación, profesionalidad. Relata las historias de la gente a la que ayuda, como Roberto que vivía en la calle, pidieron al gobierno que le concediera una vivienda y el gobierno cubano escuchó a Antonia y Roberto ahora tiene casa. Relata los proyectos sociales pero no olvida, no olvida nunca, mencionar al “Señor, que nos pide evangelizar y ayudar”. Tiene muy presente lo que les dijo el Papa Francisco a las OMP: “Por favor, estad atentos para no caer en la tentación de convertiros en una ONG….Con tantos planes y programas, no dejéis a Jesucristo fuera de la Obra Misionera, que es su obra”.

Y Carlos rompe esquemas. Es “súper vendible” que dirían los expertos en comunicación. El segundo misionero que participó ayer en la rueda de prensa es guapo, inteligente, actual. Uno de ahora, de todos. Madrileño de 30 años, es misionero médico en Chad. Con 21 años interrumpió sus estudios de medicina para entrar en el noviciado de la Compañía de Jesús. Pero terminó la carrera de medicina y lleva dos años en el país africano. Ahora, en el noviciado, estudia Teología en la Universidad de Comillas para ordenarse sacerdote.

Un año más, cuando demos nuestro euro, o nuestros euros a los miles de niños y jóvenes de las huchas para el Domund, miraremos los rostros de Antonia y Carlos y estaremos seguros que van íntegros a ayudar a las misiones, para construir templos, para atender a proyectos sociales, sanitarios y educativos. Como Antonia y Carlos, en la actualidad hay cerca de 13.000 misioneros españoles.

 

Zenón de Elea.

Etiquetas
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·