Martes 22/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Zoom

Benedicto XVI tampoco es profeta en su tierra

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cristo sufrió uno de los rechazos más dolorosos en su hogar, en Nazaret. Algo similar le ha ocurrido a Benedicto XVI tras su adiós al Papado. Y es que la prensa alemana se ha empleado con dureza, cuando no con saña, ante la renuncia del pontífice bávaro. Der Spiegel tituló "El legado del padre estricto", resaltando que sus ocho años de gobierno solo han servido para dividir definitivamente a la Iglesia. Bild, por su parte, continúa con su línea tradicionalmente sensacionalista y dispara sin recato: "¿Retiro voluntario o víctima de una conspiración?"

Triste, pero bienaventurado. El vilipendio en casa propia siempre causa más daño, pero no es el discípulo más que su maestro -enseña el Evangelio. Por eso, Benedicto XVI debe sentir que recorre el camino del Calvario como el mismo Señor: incomprendido por muchos, insultado por otros, pero también querido. Y que su sacrificio, cuyo valor ahora no podemos conocer, no caerá en saco roto. El Papa se va habiendo amado a los suyos y entregado su vida y ministerio hasta donde ha podido. "Bienaventurados cuando os persigan por mi causa..."

Zenón de Elea

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·