Sábado 19/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

El Papa Francisco anuncia una serie de indulgencias especiales con la publicación de una carta pontificia

Todos los sacerdotes del mundo podrán perdonar el pecado del aborto durante el Año de la Misericordia

También afecta a los presbíteros de la Hermandad Sacerdotal San Pío X

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ante la cercanía del Jubileo extraordinario de la Misericordia, que comenzará el próximo 8 de diciembre, el Papa ha publicado hoy en la Web oficial del Vaticano una carta que establece varias disposiciones con respecto a la aplicación pastoral de este año jubilar.

El papa Francisco en su última visita a Sudamérica.

La más importante de estas disposiciones hace referencia al aborto. Por disposición del Sumo Pontífice, todos los presbíteros católicos tendrán la facultad de absolver de este pecado “a quienes lo han practicado y arrepentidos de corazón piden por ello perdón”. Acto seguido, Francisco recalca que los sacerdotes “se deben preparar para esta gran tarea sabiendo conjugar palabras de genuina acogida con una reflexión que ayude a comprender el pecado cometido”. Esta disposición es profundamente novedosa pues, de forma ordinaria, solo los obispos y los sacerdotes que hayan sido especialmente autorizados para ello pueden perdonar, dada su gravedad, este pecado.

Otra novedad contenida en la carta es que esta disposición también afecta a los sacerdotes de la Hermandad Sacerdotal de San Pío X. Benedicto XVI levantó la excomunión a los cuatro obispos seguidores del arzobispo francés Marcel Lefebvre. El nuevo paso dado ahora por Francisco cabe interpretarse como la expresión de un deseo por parte de la Santa Sede a la hora de recuperar la plena comunión eclesial con la Fraternidad.

Para todas aquellas personas que, por diversas dificultades –enfermedad, vejez, soledad, encarcelamiento-, no puedan realizar una breve peregrinación hacia la Puerta Santa, abierta en cada catedral o en las iglesias establecidas por el obispo diocesano y en las cuatro basílicas papales en Roma, el Papa también establece unas disposiciones especiales que igualmente les permitirá obtener la indulgencia plenaria concedida durante el Año Santo.

Los enfermos y las personas ancianas y solas que vivan esta situación “con fe y gozosa esperanza en este momento de prueba, recibiendo la comunión o participando en la santa misa y en la oración comunitaria, también a través de los diversos medios de comunicación”, será para ellos el modo de obtener la indulgencia jubilar. Con respecto a los presos, en las capillas de las cárceles también podrán ganar la indulgencia, “y cada vez que atraviesen la puerta de su celda, dirigiendo su pensamiento y la oración al Padre, pueda este gesto ser para ellos el paso de la Puerta Santa”, escribe el Pontífice romano.

En cuanto a los fieles comunes, cada vez que vivan personalmente una o más veces las obras de misericordia, corporales o espirituales, obtendrán la indulgencia jubilar, que se puede ganar también para los difuntos. Francisco establece que, rezando por ellos, "el rostro misericordioso del Padre los liberará de todo residuo de culpa" y, de este modo, podrán abrazar la bienaventuranza celeste.

- La carta completa puede leerse pulsando en el siguiente enlace.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·