Martes 21/02/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

Tres años después de la indicación del Papa sobre la traducción del ‘pro multis’ de la consagración, sólo en Hungría han aplicado el cambio

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El 17 de octubre de 2006, el entonces prefecto de la Congregación para el Culto Divino, cardenal Francis Arinze, envió una carta a los presidentes de las conferencias episcopales, indicando que se debían cambiar las palabras de la consagración: ‘pro multis’ debe traducirse ‘por muchos’, no ‘por todos’. Tres años después, sólo la Conferencia Episcopal de Hungría ha aplicado la decisión.

 

En julio de 2005, la Congregación para el Culto Divino, de acuerdo con la Congregación para la Doctrina de la Fe, escribió a los presidentes de las conferencias episcopales solicitando su parecer sobre la traducción del ‘pro multis’. Las dos Congregaciones estudiaron las respuestas recibidas y presentaron un informe al Santo Padre. Bajo su dirección, la Congregación para el Culto Divino envió la carta de octubre de 2006, que decía:

- El texto correspondiente a las palabras ‘pro multis’, transmitido por la Iglesia, es la fórmula que se ha utilizado en el Rito Romano en latín desde los primeros siglos de cristianismo. En los últimos 30 años, algunos textos en lenguas vernáculas han llevado la traducción interpretativa "por todos", "per tutti", o su equivalente.

- La fórmula "por todos" corresponde a una interpretación precisa de la intención del Señor expresada en el texto evangélico (es un dogma de fe que Cristo murió en la Cruz por todos los hombres y mujeres). Sin embargo, en los Evangelios se lee "por muchos", y las palabras se han traducido fielmente de este modo en la mayoría de las versiones bíblicas modernas.

- La expresión "por muchos" está abierta a la inclusión de cada persona humana, y refleja también el hecho de que la salvación no ocurre de una forma mecánica, sin la participación o voluntad propia de cada persona; más bien, invita al creyente a aceptar en la fe el don que se ofrece, y a recibir la vida sobrenatural que se da a aquellos que participan en este misterio.

- A las conferencias episcopales de aquellos países en que la fórmula "por todos" o su equivalente está siendo utilizada actualmente, se les solicita que emprendan una catequesis sobre este tema en los próximos uno o dos años. Así se preparará a los fieles para la introducción de una traducción vernácula precisa de la fórmula “pro multis” en la próxima traducción del Misal Romano, que los obispos y la Santa Sede aprobarán para ser usados en sus países.