Miércoles 23/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

La divulgación de noticias es un delito

La gendarmería vaticana arresta a monseñor Vallejo Balda por sustraer y divulgar documentos confidenciales

El sacerdote español continúa detenido, mientras que Francesa Chaouqui ya ha salido en libertad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Monseñor Lucio Ángel Vallejo Balda y Francesca Chaouqui, quienes fueron secretario y miembro de la Comisión referente al estudio y organización de las Estructuras Económico-Administrativas de la Santa Sede, han sido detenidos en el Vaticano este fin de semana, por supuesta sustracción y divulgación de documentos confidenciales de la Santa Sede.

Gendarme vaticano. Gendarme vaticano.

Las detenciones se han producido en el marco de las investigaciones de la policía judicial desarrolladas por la Gendarmería vaticana e iniciadas hace algunos meses sobre la sustracción y divulgación de noticias y documentos reservados. Estas dos personas fueron convocadas para ser interrogadas “por los elementos recogidos y las evidencias alcanzadas” explica el comunicado de la Santa Sede entregado a la prensa hoy lunes.

Tras los resultados de los interrogatorios, Francesca Chaouqui ha sido puesta en libertad al considerar la gendarmería que “no eran necesarias medidas cautelares y también por su cooperación con la investigación”. Sin embargo, el sacerdote español Vallejo Balda sigue detenido. El comunicado de la oficina de prensa del Vaticano recuerda que la divulgación de noticias y documentos es un delito previsto en la ley del Vaticano.

“En cuanto a los libros anunciados para los próximos días debemos decir claramente en esta ocasión, como en el pasado, son el resultado de una grave traición de la confianza concedida por el Papa y, en cuanto a los autores, una operación para tomar ventaja de un acto gravemente ilegal de entregar documentos confidenciales, operación cuyas implicaciones legales y posiblemente las penas se discute por la oficina del promotor para posibles nuevas medidas utilizando, en su caso, a la cooperación internacional. Publicaciones de este tipo no contribuyen de ninguna manera establecer claridad y verdad, sino a generar confusión e interpretaciones sesgadas y parciales. Debemos evitar el error de pensar que esto es una manera de ayudar a la misión del Papa”, señala el comunicado de la Santa Sede.

Sorpresa y dolor”

Por su parte, la oficina de información internacional del Opus Dei ha manifestado en un comunicado, “sorpresa y dolor por estas noticias” ya que monseñor Vallejo pertenece a la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz, “asociación de presbíteros intrínsecamente unida al Opus Dei, que no tiene el derecho de intervenir en el ministerio pastoral ni en los trabajos que los socios desarrollan en sus diócesis o en la Santa Sede. La misión de la asociación es el acompañamiento espiritual de sus miembros”, dice el comunicado.

“El Opus Dei no dispone de ninguna información sobre el caso. Si la acusación se demostrase cierta, sería particularmente doloroso por el daño hecho a la Iglesia”, señalan la notificación.

Mons. Vallejo fue llamado a trabajar en Roma por la Santa Sede, de acuerdo con su obispo (diócesis de Astorga, España). “La prelatura del Opus Dei no intervino ni supo de esa decisión hasta que se hizo pública: los superiores de Mons. Vallejo son los de la Santa Sede y el obispo de la diócesis donde está incardinado (Astorga)”, indica el comunicado.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·