Sábado 19/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

Para monseñor Gadecki, parece que “es la imperfección la que conduce a la perfección"

El presidente de la Conferencia Episcopal polaca denuncia el olvido de las enseñanzas de Juan Pablo II en el Sínodo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Acusa a los autores del texto de trabajo publicado esta semana de omitir cualquier mención del extenso magisterio del papa Juan Pablo II sobre la familia. En su opinión, los obispos solo mencionan los casos a los que hay que prestar atención particular pero olvidan especificar cuál es la verdadera doctrina.


Juan Pablo II con las familias Juan Pablo II con las familias

El arzobispo de Poznan y presidente de la Conferencia Episcopal polaca ha mostrado su disconformidad respecto al contenido del texto de trabajo que el Sínodo de los obispos publicó esta semana. En su opinión, no es tanto lo que se dice en ese documento no oficial como lo que se calla, y  falta, claramente, el magisterio del Papa San Juan Pablo II en materia de familia.

Para monseñor Gadecki, uno de los problemas de ese texto no consensuado es que peca de omisión respecto a la forma de presentar la doctrina católica. Es muy claro en sus críticas y considera que parece “como si prevaleciera la visión del mundo y cualquier cosa fuera imperfección que conduce a la perfección”.

El obispo asegura que la discusión en la Iglesia se ha centrado más en lo que el documento no ha dicho que en lo que ha dicho: “Habla sobre excepciones prácticas, pero también necesitamos presentar la verdad”.

Más aún, monseñor Gadecki resalta que incluso parece que premia algunas situaciones, como los niños que viven con parejas homosexuales. Para él, la labor del Sínodo tendría que ser “un incentivo a la fidelidad, los valores familiares, en lugar de aceptar todo como es”.

Hace otra crítica en sus declaraciones a Radio Vaticana: “Parece como si hasta ahora la Iglesia siempre hubiera carecido de misericordia, como si la doctrina sobre la misericordia solo hubiera arrancado ahora”.


“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·