Martes 19/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

Ha impartido una conferencia en el Seminario Conciliar de Madrid

El cardenal Mamberti insta a los obispos a formar más sacerdotes y fieles para actuar en los procesos de nulidad

El prefecto del Tribunal Supremo del Vaticano revela que ha aumentado el número de parejas que piden información sobre la validez de su matrimonio

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El cardenal Dominique Mamberti, perfecto del Supremo Tribunal vaticano de la Signatura Apostólica, ha impartido una conferencia en el Seminario Conciliar de Madrid con motivo de la celebración de la fiesta san Raimundo de Peñafort. Durante casi una hora, el obispo ha disertado sobre “Celeridad y justicia en el proceso de nulidad matrimonial renovado”, explicando el canon 1453 de la reforma impulsada por el Papa Francisco. 


El cardenal Dominique Mamberti en el acto de ayer en el Seminario Conciliar de Madrid. El cardenal Dominique Mamberti en el acto de ayer en el Seminario Conciliar de Madrid.

Dominique Mamberti fue creado cardenal por el Papa Francisco. Preside el dicasterio  que ejerce la función de Tribunal Supremo cuyo fin es velar para que se administre rectamente justicia en la Iglesia, fundamentalmente, las querellas de nulidad y las peticiones de restitutio in integrum contra las sentencias de la Rota Romana.

Durante su conferencia para reflexionar sobre la lentitud de los procesos de nulidad matrimonial y sobre el motu proprio de Francisco acerca de la reforma en estos juicios, el cardenal Mamberti advirtió que “la celeridad en estos procesos no puede convertirse en un valor absoluto, pues puede poner en peligro la justicia y la verdad, el vínculo y sacramento. Primero justicia y después celeridad”.

Analizó asimismo el canon 1453, el cual indica los tiempos máximos para resolver una causa: un año para la primera instancia y seis meses para la segunda.

Tras la conferencia y en declaraciones a Religión Confidencial, explicó que la exigencia básica de esta reforma y el motor para una buena aplicación es formar a más sacerdotes y fieles en los procesos de nulidad matrimonial: “La simplificación de las nulidades matrimoniales puede funcionar cuando haya gente competente para aplicar las disposiciones de la reforma”, señala a este confidencial.

Falta de personal cualificado

En este sentido, el cardenal apuntó que el Santo Padre insiste “en la responsabilidad de los obispos, porque ha querido poner en sus manos la aplicación de esta reforma. Deben destinar los recursos necesarios para formar a más pastores y católicos con el objetivo de que la justicia sea aplicada y ejercida por el beneficio de todos. Es un gran desafío para los obispos”, indica a RC.

El Papa es consciente de que un día para otro es difícil que haya personal suficiente para las nulidades y por esta razón, Mamberti recuerda la posibilidad de recurrir a los tribunales inter diocesanos. Pero insistió que la lentitud de la justicia eclesiástica se debe a la falta de personal cualificado. 

Este confidencial le preguntó si había aumentado los casos de nulidad desde la reforma impulsada por Francisco el pasado 8 de diciembre, al comienzo del Año de la Misericordia: “No necesariamente el número de causas, pero si el número de personas que se han dirigido a las autoridades eclesiásticas competentes para pedir información sobre la validez de su matrimonio y para clarificar su situación. Esto sí parece que ha aumentado en varias partes del mundo”, explica.  

Reformas en la Curia

El cardenal Dominique Mamberti desveló también a Religión Confidencial que no se han dado indicaciones precisas sobre si habrá reformas en el dicasterio que preside. “No hay proyectos concretos. La Signatura Apostólica es la última instancia para valorar  cuestiones delicadas y su deber es aplicar la recta administración de la justicia”.  

Al acto académico celebrado en la Universidad Eclesiástica de San Dámaso de Madrid, acudieron el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, el rector de la Universidad Javier Prades, el vicerrector, Roberto Serres y la fiscal general del Estado, Consuelo Madrigal.

La facultad de Derecho Canónico de San Dámaso está promoviendo distintas iniciativas para desarrollar el motu propio del Papa sobre la nulidad. 

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·