Martes 26/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

La Virgen Desatanudos, la imagen de la devoción del Papa Francisco

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El primer acto del pontificado de Francisco tras su bendición urbi et orbi tuvo que ver con María. Al igual que Juan Pablo II, que siempre manifestó una relación muy profunda con la Madre de Dios incluso en su lema papal, el argentino acudió a la Basílica de Santa María la Mayor a llevarle un ramo de flores y a pedirle por el período de gobierno que comenzaba. Precisamente él introdujo en su país de origen una devoción, la de la Virgen Desatanudos, una advocación de la Inmaculada Concepción que se ha extendido desde hace tres décadas.

Johan Georg Melchior Schmidtner fue un pintor alemán del siglo XVII que se dedicaba a decorar templos de la zona de Suabia, al suroeste de la actual nación germánica. Su imagen más reconocida se donó al altar de los Langenmantel, una familia de clase acomodada de Augsburgo. Uno de sus miembros, Jerónimo Ambrosio, era canónigo del monasterio de St. Peter am Perlach cuando la colocó en el lugar actual. Se le atribuyen hechos milagrosos y es patrona de los matrimonios y los conflictos.

La historia de la imagen

Dos abuelos del capellán Jerónimo, Wolfgang y Sophia, pasaban por una fuerte crisis conyugal que prenunciaba una separación. El jesuita Jakob Rem, que vivía en Ingolstadt, invocó a la Virgen con una oración en la que explicitaba que quería elevar el vínculo del matrimonio y desatar los problemas de la pareja. Parece que fructificó la plegaria y por eso su nieto ordenó a Schmidtner que ilustrase la escena para la capilla familiar.

Así, la imagen expone a la Inmaculada -de hecho, la fiesta se celebra el 8 de diciembre y, particularmente, el día octavo de cada mes- desatando nudos de la pareja ayudada por dos ángeles. El Espíritu Santo la asiste desde arriba y, en otro aspecto común de la iconografía mariana, la serpiente es pisoteada por el pie de María. El óleo, cuya fecha de realización estriba entre 1687 y 1700, posee casi dos metros de altura.

Francisco y la Virgen Desatanudos

Resulta curiosa la implicación tan directa de todo un Papa en la extensión de una devoción. En un viaje a Alemania cuando aún no era obispo, Bergoglio la descubrió y se trajo una postal a su vuelta. Encargó a la artista Ana Betta de Berti que pintase una imagen de mayores dimensiones. Con la debida autorización episcopal, varios fieles que habían trabajado con él propusieron al párroco de San José del Talar, un templo bonaerense, que le dedicase un espacio en un lateral. Ahora se lo conoce como el Santuario de Nuestra Señora que desata los nudos.

Desde entonces, 8 de diciembre de 1996, miles de peregrinos acuden a rezar mensualmente. Su difusión no se ha restringido únicamente a Argentina, sino que toda Sudamérica participa de la petición de favores. Los testimonios de conversiones y de gracias abundan. Por su origen, se le confían las dificultades en las familias y la solución de lo que nos ata espiritual y materialmente.

La novena

Como ocurre en los países de tradición cristiana, las imágenes marianas cuentan con oraciones dirigidas a cada advocación. María Desatanudos no podía ser menos; la suya dice así:

Santa María desatadora de nudosSanta María, llena de la presencia de Dios,durante los días de tu vida aceptaste contoda humildad la voluntad del Padre,y el Maligno nunca fue capaz de enredarte consus confusiones.Ya junto a tu Hijointercediste por nuestras dificultades y,con toda sencillez y paciencia,nos diste ejemplo de cómo desenredarla madeja de nuestras vidas.Y al quedarte para siempre comoMadre Nuestra, pones en orden y haces masclaros los lazos que nos unen al Señor.

Santa María, Madre de Dios y Madre Nuestra,Tú que con corazón materno desatas losnudos que entorpecen nuestra vida,te pedimos que nos recibas en tus manosy que nos libres de las ataduras y confusionescon que nos hostiga el que es nuestro enemigo.Por tu gracia, por tu intercesión, con tu ejemplo,líbranos de todo mal, Señora Nuestray desata los nudos, que impiden nos unamos a Dios,para que libres de toda confusión y error,los hallemos en todas las cosas,tengamos en El puestos nuestroscorazones y podamos servirlesiempre en nuestros hermanos. Amén

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·