Lunes 29/05/2017. Actualizado 14:24h

·Publicidad·

Vaticano

La Santa Sede crea Ordinariatos, al estilo de los castrenses, para facilitar a fieles y clérigos anglicanos su inserción en la Iglesia católica

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El cardenal Levada informó ayer sobre la próxima publicación de una Constitución Apostólica para responder "a las peticiones dirigidas a la Santa Sede de grupos de clérigos y fieles anglicanos de diversas partes del mundo, que desean entrar en la plena y visible comunión con la Iglesia católica". La solución prevista por el Vaticano prevé la creación de Ordinariatos Personales, similares a los ordinariatos Castrense o arzobispados castrenses.

Según el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, los ordinarios serán "o un sacerdote o un obispo no casado", pero contemplan la posibilidad de "ordenación de clérigos casados ex anglicanos, como sacerdotes católicos". La Comunidad Tradicional Anglicana que se integrará en la Iglesia Católica está formada por unos 500.000 fieles.

 

La Constitución Apostólica, explicó Levada, ofrece "un único modelo canónico para la Iglesia universal adaptable a diversas situaciones locales". La iniciativa, añadió el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, proviene de "varios grupos de anglicanos que han declarado que comparten la fe católica común, como expresa el Catecismo de la Iglesia Católica, y que aceptan el ministerio petrino como un elemento querido por Cristo para la Iglesia. Para ellos, explicó Levada, ha llegado el tiempo de expresar esta unión implícita en una forma visible de plena comunión".

El purpurado subrayó que "Benedicto XVI espera que el clero y los fieles anglicanos deseosos de la unión con la Iglesia católica encuentren en esta estructura canónica la oportunidad de preservar aquellas tradiciones anglicanas que son preciosas para ellos y conformes con la fe católica. En cuanto expresan en un modo distinto la fe profesada comúnmente, estas tradiciones son un don que hay que compartir en la Iglesia universal. La unión con la Iglesia no exige la uniformidad que ignora las diversidades culturales, como demuestra la historia del cristianismo. Además, las numerosas y diversas tradiciones hoy presentes en la Iglesia católica están todas enraizadas en el principio formulado por San Pablo en su carta a los Efesios: "Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo".

En una declaración conjunta, los arzobispos de Westminster y Canterbury, respectivamente Vincent Gerard Nichols y Rowan Williams, afirman que el anuncio de la Constitución Apostólica "acaba con un período de incertidumbre para los grupos que nutrían esperanzas de nuevas formas para alcanzar la unidad con la Iglesia católica. Toca ahora a los que han cursado peticiones de ese tipo a la Santa Sede responder a la Constitución Apostólica", que es "consecuencia del diálogo ecuménico entre la Iglesia Católica y la Comunión Anglicana".

"El actual diálogo oficial entre la Iglesia Católica y la Comunión Anglicana -subrayan los prelados- sienta las bases para que prosiga nuestra cooperación. Los acuerdos de la Comisión Internacional Anglicano Católica (ARCIC) y de la Comisión Internacional Anglicano Católica para la Unidad y la Misión (IARCCUM) establecen con claridad el camino que seguiremos juntos".