Martes 26/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

El Sacro Colegio: una panorámica de los 115 cardenales que han votado en el cónclave

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Todos en Roma han vivido los días más importantes que su dignidad les exige: aquellos en los que han de escoger al Pastor Universal que regirá los destinos de la Iglesia. Pero entre ellos abunda la diversidad dentro de un espíritu de comunión y de unidad: edades, procedencias, estudios, sensibilidades religiosas. Como ocupantes de puestos de gobierno, están expuestos a los focos de los medios a diario; sin embargo, la presión que se cierne sobre ellos durante estos días resulta difícil de percibir. 115 hombres elegidos por Cristo para preservar el Tesoro de la Fe y para nombrar a su Vicario en la tierra.

Dentro de los electores, se puede optar por varios criterios de clasificación o de comparación. La característica de la universalidad garantiza que este colectivo adopte mayor heterogeneidad en cada cónclave. Algunos han pasado por carreras civiles además de las eclesiásticas, otros gustan del deporte, unos arrastran más achaques y otros menos. Varios combinan la vocación religiosa con la sacerdotal, muchos han gobernado diócesis durante largo tiempo y otros han trabajado para la Santa Sede desde su juventud. Un conglomerado digno de análisis.

Predominio europeo y abundancia italiana

Como es tradicional, aunque en línea descendente, el continente europeo excede numéricamente al resto del mundo. Más de la mitad de los electores han 'brotado' del Viejo Mundo, 60 en total; de los cuales, más del 46% son italianos: 28. Dentro de los 32 no transalpinos, Alemania posee seis, por cinco de España y cuatro de Francia y Polonia; hay dos portugueses y uno de Lituania, Croacia, Irlanda, Bélgica, República Checa, Eslovenia, Austria, Bosnia, Bélgica, Holanda y Hungría. Le siguen Hispanoamérica, con 19 cardenales: cinco brasileños, tres mexicanos, dos argentinos y uno de Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, República Dominicana, Cuba y Honduras. Norteamérica aporta 14, divididos en once estadounidenses y tres canadienses. Los once africanos se reparten entre los dos nigerianos y el purpurado que proviene de Congo, Egipto, Sudáfrica, Kenia, Tanzania, Guinea, Senegal, Ghana y Sudán. Por su parte, los diez asiáticos se distribuyen entre los cinco indios y otra parte que llega de Sri Lanka, Vietnam, Líbano, Filipinas y Hong Kong.

La franja 70-75, mayoritaria

Las edades de los monseñores están comprendidas entre los 53 del más joven, el indio y arzobispo mayor de la iglesia siro-malankara (rito oriental) Baselios Cleemis, y los 80 recién cumplidos del más veterano, el alemán Walter Kasper (días después de la renuncia papal). La media se acerca a los 72 abriles (concretamente 71,9).

Si fraccionemos por lustros al Sacro Colegio, el reparto favorece a los que cuentan con más de 75 y menos de 80, pues acumulan 47 prelados. Por debajo, se sitúan los que ya han entrado en la primera mitad de los setenta: hasta 27. Y completan la clasificación los que nacieron después de 1943 (26), de 1948 (12), de 1953 (4) y tan solo uno tras 1958.

Las familias religiosas y los nuevos movimientos

Algunos de los presentes combinan el orden episcopal con la pertenecencia a la vida religiosa. Los salesianos predominan, ya que presentan cuatro miembros en bloque: los 'azzurros' Amato, Bertone, Farina y el hondureño Maradiaga. También cuatro son los franciscanos, pero divididos entre frailes menores (el español Amigo, el brasileño Hummes y el sudafricano Napier) y el capuchino estadounidense O´Malley -que siempre va vestido como tal-. Un pareja pertenece a la orden dominica: el austríaco Schönborn y el eslovaco Duka, mientras que un elector procede de: la Compañía de Jesús, el argentino Bergoglio; los lazaristas, el francés Rodé; los redentoristas, el boliviano Terrazas; los oblatos, el estadounidense George y los sulpicianos, el canadiense Ouellet. Como dato curioso, el del patriarca maronita, Bechara Räi; es mariamita, una orden libanesa.

Entre aquellos relacionados con las nuevas realidades eclesiales, surgidas fundamentalmente a partir de los años 50 del siglo pasado, hay también variedad. El peruano Cipriani forma parte del Opus Dei, el chileno Errázuriz de Schöenstatt y el italiano Antonelli y el brasileño Braz de Aviz a los Focolares. Scola simpatiza con Comunión y Liberación, el indio Dias con la Renovación Carismática y el español Cañizares, el italiano Filoni y el alemán Cordes con el Camino Neocatecumenal.

Perfiles muy variados

Dentro del Colegio, casi todos aúnan varias características comunes. Muchos han combinado una dimensión intelectual relevante con un tiempo de experiencia pastoral. Otros solamente poseen la primera por haber servido largo tiempo en la Curia, como el prefecto de la Congregación de la Cultura, Gianfranco Ravasi, o el prefecto de la Congregación del Clero, Mauro Piacenza. 16 proceden de la carrera diplomática y 13 han vuelto de la Curia a diócesis nacionales. De los 40 curiales, apenas la mitad han pasado tiempo como pastores.

Además de filosofía y teología, hay quien domina materias menos tradicionales: el holandés Eijk se tituló en ingeniería genética y la bioética médica; un buen número, en el derecho -canónico, lógicamente-; Cipriani, en ingeniería industrial; el italiano Versaldi, en psicología.

Deporte, salud y ritos orientales

Algunos aman el fútbol, como Bertone -hincha de la Juventus de Turín, mientras que otros prefieren el rugby, como el australiano Pell, el baloncesto, como Cipriani (llegó a jugar en la selección peruana y ganó un campeonato sudamericano), o el béisbol, como los estadounidense y especialmente Dolan. Hay quien convive con la enfermedad, como el francés Taurán, que padece Parkinson o el estadounidense George, que superó hace poco un cáncer.

Las iglesias de rito oriental envían cuatro cardenales electores: el patriarca maronita Raï, libanés; el patriarca emérito de los copto-católicos Naguib, egipcio; el arzobispo mayor de Ernakulam de los siro-malabares Alencherry, indio; también viene de allí el arzobispo mayor de Trivandrum de los siro-malankares, Baselios Cleemis.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·